10 Visitas imprescindibles en Bruselas

Pocas ciudades europeas son tan cosmopolitas como Bruselas. De todos es conocido que Bruselas alberga la sede del Parlamento Europeo, la OTAN y grandes empresas internacionales, pero aunque parezca mentira, la capital de Bélgica ha sabido conservar su ambiente provinciano, sus antiguos barrios populares, y posee una rica vida cultural. Hoy descubrimos su centro histórico a través de una selección de las 10 visitas imprescindibles en Bruselas.

Vista desde el Mont des Arts de Bruselas

Vista panorámica desde el Mont des Arts de Bruselas

El centro de Bruselas se enmarca en un ordenado recinto conocido como El Pentagon, delimitado por una ajetreada calle de circunvalación llamada Petit Ceinture, que sigue el trazado de las viejas murallas de la ciudad (una monumental obra del siglo XIV de más de 9 Km de largo de la que prácticamente sólo se conserva una de las antiguas puertas: la Porte de Hal).

Porte de Hal, antigua puerta de la muralla de Bruselas

Porte de Hal, antigua puerta de la muralla de Bruselas

Buena parte de la Bruselas histórica queda dentro de estos límites, incluidos los populares y comerciales barrios de la Ciudad Baja (antiguo corazón de la ciudad, donde se encuentra la famosa Grand Place) y el aristocrático barrio de la Ciudad Alta (en el que se hallan el Palacio Real y los edificios institucionales de la Unión Europea). En definitiva, Bruselas es una ciudad compacta que puede conocerse en un fin de semana.

Qué ver en Bruselas: Top 10

1. La Grand Place de Bruselas o Groote Markt.

Sin duda, una de las visitas imprescindibles en Bruselas es su famosa Grand Place, excelente punto de partida para conocer la Ciudad Baja, ya que constituye el corazón geográfico, comercial e histórico. Es una gran plaza muy animada cuyo excelente conjunto arquitectónico está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Ya hablamos de los edificios más emblemáticos de la Grand Place, desde el Hotel de Ville (Ayuntamiento), a las distintas casas gremiales de artesanos y mercaderes.

Grand Place de Bruselas

Grand Place de Bruselas

2. Los Reales Museos de Bellas Artes.

Los Reales Museos de Bellas Artes (Musées Royaux des Beaux-Arts) están compuestos por los dos museos más importantes de Bruselas: el Musée d’Art Ancien y el Musée d’Art Moderne, en los que se exhiben más de 2.500 obras. Para facilitar la visita, hay itinerarios de distintos colores que identifican el arte de cada siglo.

Reales Museos de Bellas Artes, en Bruselas

Reales Museos de Bellas Artes, en Bruselas

En el Musée d’Art Ancien puedes ver la mejor colección del mundo de arte flamenco y belga de los siglos XV a XVIII. Destacan obras pictóricas de Pieter Brueghel el Viejo y la fantástica colección de Rubens, así como una sección de escultura belga en piedra, mármol y bronce.

En el Musée d’Art Moderne (del siglo XIX a la actualidad) hay una recopilación única de obras de los simbolistas belgas, además de algunos clásicos de los surrealistas Magritte y Delvaux.

Museo Magritte, Bruselas

Museo Magritte

3. Galerías St-Hubert.

Inaugurada en 1847, St-Hubert fue la primera galería comercial de Europa, y una de las más elegantes. Construida en estilo neo-renacentista por Jean Pierre Cluysenaar, sus tres zonas están cubiertas por una gran bóveda de vidrio. Alberga gran variedad de tiendas de lujo y cafés, y es una de las zonas de compras más emblemáticas de Bruselas.

Galerías St-Hubert, Bruselas

Galerías St-Hubert

4. Centro Belga del Cómic.

Reflejo de la gran popularidad del cómic en Bélgica, este original Centro Belga del Cómic (Centre Belgue de la Bande Dessinée) es todo un monumento a dicha expresión artística que rinde tributo a los tebeos y a los dibujantes de viñetas mundialmente famosos, tanto belgas como de otras nacionalidades. Podrás ver a grandes héroes del cómic, desde Tintín a Los Pitufos, y conocer el proceso de creación de un tebeo.

Ruta del cómic de Bruselas

Ruta del cómic de Bruselas

El museo del cómic se encuentra instalado en un magnífico edificio de estilo art nouveau, diseñado por el ingeniero Víctor Horta a principios del siglo XX.

5. Manneken Pis, el niño meón de Bruselas.

Otro de los must en Bruselas es el Manneken Pis. Este célebre “niño meón” está presente en postales, camisetas, llaveros y todo tipo de souvenirs, pero puedes verlo en persona en la esquina de la calle L’Etuve Stoof con Chêne Eikstraat. A algunos les desilusiona porque es una pequeña estatuilla de bronce de 30 cm de altura de un niño desnudo orinando en una pequeña pila, colocada en una hornacina. La original fue realizada en 1619 por Jerome Duquesnoy el Viejo pero fue robada.

Manneken Pis, el niño meón de Bruselas

Manneken Pis, el niño meón de Bruselas

Desde que el gobernador Maximiliano Emmanuel regalara una túnica para vestir al Manneken Pis, se inició una tradición sobre su ropaje: todos los presidentes de gobierno que visitan la ciudad donan para la estatua pequeñas réplicas de sus trajes nacionales, que se conservan en el Musée de la Ville. Esta tradición se fue ampliando y ahora ya tiene una colección de 800 modelos, que incluyen incluso un disfraz de Elvis Presley.

Pocos saben que el niño tiene su versión femenina, la Jeanneken Pis, realizada por Denis-Adrien Debouvrie en 1985 y situada en una pequeña bocacalle de la Grand Place. Mide 50 cm de alto y está tallada en piedra caliza azul grisácea.

Jeanneken Pis de Bruselas

Jeanneken Pis de Bruselas

6. Catedral de Bruselas.

La Catedral de Bruselas es la iglesia nacional de Bélgica, aunque ostenta el título de catedral sólo desde 1962. Es el mejor exponente que se conserva del gótico florido de Brabante. Tardó en concluirse tres siglos y está construida con piedra caliza arenosa, traída de las canteras locales.

Catedral de Bruselas

Catedral de Bruselas

Está consagrada a San Miguel (patrono de la ciudad) y Santa Gúdula (una Santa local del siglo VII que superó en astucia al mismo demonio). Su interior tiene bonitas vidrieras del siglo XVI y un fabuloso púlpito barroco de 1699. Pueden visitarse la cripta y el Tesoro.

7. Rue des Bouchers, el estómago de Bruselas

No puedes irte de Bruselas sin dar una vuelta por la Rue des Bouchers, también conocida como el “estómago de Bruselas” por la gran cantidad de restaurantes y cafés que alberga. Aquí se puede disfrutar de variadas ofertas culinarias, desde la cocina china, a la griega, india o italiana, sin olvidar los restaurantes de pescado, que exhiben sus productos de primera calidad en escaparates. Esta calle peatonal conserva su denominación y trazado medieval, ya que acogía los comercios de los carniceros, y posee muchos portales ornamentados y altos gabletes que se remontan al siglo XVII.

La animada Rue des Bouchers, un buen sitio para comer en Bruselas

La animada Rue des Bouchers, un buen sitio para comer en Bruselas

8. Un paseo por Sablón, el barrio de las antigüedades

El Barrio de Sablón es otra de las visitas imprescindibles en Bruselas. Es el barrio más castizo de la ciudad, cuyo nombre, Sablón, hace referencia al arenoso humedal que hubo en el lugar hasta que el terreno fue poblado en el siglo XVII. En la Place du Grand Sablon se concentran anticuarios, mercadillos de antigüedades y dos de las principales casas chocolateras de Bruselas: Wittamer y Pierre Marcolini. Alrededor de la plaza hay elegantes casas, algunas con interesantes fachadas art nouveau.

Mercadillo de antigüedades de Sablón, Bruselas

Mercadillo de antigüedades de Sablón

La Place du Petit Sablon está dominada por unos preciosos jardines ornamentales delimitados por una valla adornada con 48 estatuas de bronce que representan distintos gremios medievales. En el centro del parque se levanta una fuente construida en recuerdo de los Condes Egmont y Horn, y a cada lado de ésta, otras 12 estatuas de personajes de los siglos XV y XVI.

Jardines del Petit Sablon, Bruselas

Jardines del Petit Sablon

Separa las dos plazas la Eglise Notre-Dame du Sablon, de estilo gótico, cuyo interior está dominado por once magníficas vidrieras emplomadas de 14 metros de altura. El interior es muy bonito y bien proporcionado, con capillas laterales y un púlpito impresionante que data de 1697. Merece la pena visitar la Capilla de la familia Tour et Taxis.

Iglesia de Notre Dame de Sablón, Bruselas

Iglesia de Notre Dame de Sablón

9. La iglesia de San Juan Bautista del beguinaje.

La iglesia de San Juan Bautista (Église St. Jean Baptiste-au-Béguinage) fue consagrada en 1676 para la comunidad de beguinas más grande y antigua de Bélgica. En los terrenos y huertos que la rodeaban se hallaban las viviendas de más de 1.200 beguinas. Estas mujeres, solteras o viudas, ingresaban en esta orden laica y se dedicaban a obras de caridad y a la vida retirada.

Saint Jean-Baptiste du Béguinage Bxl 01.JPG

La iglesia es notable por sus rasgos del barroco flamenco del siglo XVII, especialmente sus torres bulbosas y la decoración de sus muros. La nave es también barroca y está decorada con querubines alados, ángeles y volutas. Los confesionarios poseen figuras talladas alegóricas y de Santos. En el  ábside se halla la estatua de San Juan Bautista y en el púlpito (del siglo XVIII) se observa una talla barroca en madera de Santo Domingo.

10. Parque de Bruselas.

El parque de Bruselas (Parc de Bruxelles) ocupa los antiguos terrenos de caza utilizados por los duques de Brabante. Fue renovado en 1770 con fuentes, esculturas y paseos, y se ha convertido en una de las zonas verdes más agradables de la ciudad, no sólo por sus jardines sino también por los imponentes edificios que lo rodean: el Palacio Real, el Palacio de la Nación y el Palacio de las Academias. Es también un punto de encuentro de fiestas y festivales, donde tienen lugar conciertos al aire libre, espectáculos pirotécnicos, etc.

Parque de Bruselas y Palacio Real

Parque de Bruselas y Palacio Real

Hasta aquí mi selección de las 10 visitas imprescindibles en Bruselas, pero si tienes peques, quizás te interese leer ésta otra entrada: 10 lugares de Bruselas para visitar con niños. Bruselas también es el destino perfecto para hacer una escapada con amigas.

#POSTAMIGO. Se habla de Bruselas en otros blogs de viajes:
Un recorrido por Bruselas, en Mi Baúl de viajes
Qué ver y hacer en Bruselas, En el Mundo Perdido