10 visitas imprescindibles en Palermo

Palermo es una de las ciudades más antiguas y con más historia de Sicilia, aunque hoy en día es una urbe un tanto caótica y bulliciosa, cuyo aspecto decadente y descuidado es parte de “su encanto”. Para visitar los principales atractivos turísticos se requieren al menos dos días, pero por si no dispones de tanto tiempo (como en mi caso, que fui en una escapada de 5 días a Sicilia), vamos a resumir las 10 visitas imprescindibles de Palermo:

Catedral de Palermo
Catedral de Palermo

1. Plaza o Piazza Marina

Centro neurálgico del barrio de Kalsa, la Piazza Marina fue por mucho tiempo el corazón de Palermo y sede de la Corte aragonesa y de los Tribunales de la Inquisición. Es una de las mayores y más tranquilas plazas de la ciudad, que desde el medievo ha sido testigo de torneos, representaciones teatrales, mercados y ejecuciones públicas.

Ficus Piazza Marina, Palermo
El árbol más antiguo de Palermo, en la Piazza Marina

En el centro se encuentra el Jardín Garibaldi, diseñado en 1863 por G. B. Basile. Entre sus enormes higueras acoge el árbol más antiguo de Palermo: un venerable Ficus Benjamina de 150 años y 25 metros de altura. El edificio más significativo de la Plaza Marina es el ostentoso Palacio Chiaramonte Steri, de estilo gótico con influencias árabes y normandas (siglo XIV) que acoge una sala de exposiciones.

Palazzo Chiaramonte Steri, Palermo
Palacio Chiaramonte Steri, en la Plaza Marina

2. Museo Internacional de la Marioneta

Este original museo presume de poseer una de las más importantes colecciones de títeres y marionetas del mundo. Su fabulosa colección de más de 3000 piezas incluye ejemplares de toda Sicilia, donde los teatros de marionetas fueron un importante fenómeno cultural durante siglos.

3. La Vucciria

El destartalado barrio de Vucciria es conocido en toda Sicilia por su famoso mercado, que tiene lugar cada día en las callejuelas entre la Via Roma, Plaza de San Domenico y Corso Vittorio Emanuele. Es un animado mercado repleto de vociferantes vendedores, animales colgados y humeantes parrillas de carne, en el que se vende de todo, desde vísceras y fruta o verdura fresca, hasta falsificaciones de bolsos de marca y tabaco de contrabando. Desde luego, el mercado de la Vucciria es una fiesta para los sentidos.

Mercado La Vucciria, Palermo
Mercado de La Vucciria de Palermo

4. Iglesia de La Martorana

En la Plaza Bellini, la Iglesia de La Martorana– también conocida como Santa Maria dell’ Ammiraglio (Santa Mª del Almirante)- es el templo más impresionante de Palermo (después de la Catedral). El edificios es una obra de arte que combina elementos normandos y barrocos.

Iglesia La Martorana, Palermo
Interior de la Iglesia de La Martorana en Palermo

Su interior conserva unos espléndidos mosaicos bizantinos del siglo XII, así como decoraciones de estucos y esmaltes. Fíjate también en las incrustaciones del suelo, en la la reja del coro de mármol, y en el tabernáculo de lapislázuli.

Mosaicos Iglesia La Martorana, Palermo
Mosaicos bizantinos de la Iglesia de La Martorana de Palermo

5. Iglesia de San Cataldo

Junto a la Martorana se encuentra la más modesta Iglesia de San Cataldo, con un marcado estilo árabe-normando y sus tres distintivas cúpulas de color rojo y ventanas enrejadas con arcos apuntados. 

Iglesias La Martorana y San Cataldo, Palermo
Iglesias de La Martorana y San Cataldo

Su sugerente interior desnudo hace destacar más su pavimento de mosaicos de mármol del siglo XII. También pueden verse inscripciones con citas del Corán.

Iglesia San Cataldo, Palermo
Interior de la Iglesia de San Cataldo en Palermo

6. Fontana Pretoria

Ocupando el centro de la Plaza Pretoria, esta magnífica fuente también es conocida como “de la Vergogna” (de la vergüenza), por la desnudez de sus numerosas estatuas. Los pilones están dispuestos en tres niveles concéntricos, con estatuas de criaturas mitológicas, monstruos, tritones, sirenas y las alegorías de los cuatro ríos de Palermo.

Plaza y Fontana Pretoria, Palermo
Fontana Pretoria

La Fontana Pretoria es obra de Camillo Camilliani, y fue encargada por el virrey español Pedro de Toledo para su villa toscana. Más tarde su hijo la vendió a la ciudad, y fue colocada en esta plaza en el siglo XVI. La Plaza está rodeada de magníficos edificios, como el Palacio Pretorio, también llamado Palazzo delle Aquile (decorado con águilas) o la Iglesia dominica de Santa Caterina.

7. Quattro Canti

En el cruce de Corso Vittorio Emanuele (calle principal de Palermo) y la Via Maqueda se halla la emblemática Piazza Vigliena, más conocida como Quattro Canti debido a la forma circular de los cuatro palacios barrocos que delimitan sus esquinas. Data del siglo XVII, cuando se ejecutó el nuevo plan urbanístico de la ciudad.

Palacio Quattro Canti, Palermo
Quattro Canti, Palermo

La fachada de cada palacio está dividida en tres secciones, y en cada una de ellas hay una estatua y columnas de las órdenes clásicas (dórico, jónico y corintio). Las fuentes y estatuas de los niveles inferiores simbolizan las cuatro estaciones, las estatuas centrales a los cuatro virreyes españoles de Sicilia, y las estatuas superiores representan a las cuatro patronas de los barrios de la vieja ciudad determinados por los Quattro Canti: Kalsa, Amalfitania, Sincaldi y Albergheria.

Quattro Canti, Palermo
Palacio de Quattro Canti

8. Catedral de Palermo

Consagrada a Nuestra Señora de la Asunción, la Catedral de Palermo (de la que ya hablamos en un post anterior) ocupa el emplazamiento de una basílica paleocristiana transformada más tarde en mezquita. El templo original es del siglo XII, aunque sufrió numerosas reformas y ampliaciones posteriores, por lo que constituye una amalgama de estilos arquitectónicos: árabe-normando (ábsides y almenas), barroco (cúpula), gótico catalán (pórtico) y neoclásico.

Catedral de Palermo, Sicilia

De sus numerosas capillas destaca la de Santa Rosalía, que alberga los restos de la patrona de Palermo en un arca de plata. Pueden visitarse el tesoro y la cripta, que alberga numerosas tumbas reales.

Portada Catedral de Palermo
Portada de la Catedral de Palermo

Junto a la Catedral se halla el Museo Diocesano, que expone una importante y extensa colección de obras de arte procedentes tanto de la propia catedral como de iglesias destruidas durante la II Guerra Mundial.

9. Capilla Palatina y Palacio de los Normandos

En la Piazza de la Independenza se alza el Palacio Fortaleza de los Normandos (Palazzo dei Normanni), construido por los árabes en el siglo IX y posteriormente modificado y ampliado por los normandos entre los siglos XI y XII para convertirlo en una suntuosa residencia real. Hoy es la sede del Parlamento Regional Siciliano, aunque pueden visitarse algunas de sus salas.

Palacio Normandos, Palermo

En la planta inferior se encuentra una de las visitas imprescindibles en Palermo (prepárate para hacer cola en la entrada): la Capilla Palatina, exquisita fusión de arte y arquitectura árabe, normanda, bizantina y siciliana. Fue diseñada por Rogelio II en el año 1130, y sus mosaicos -en especial el Pantocrátor que domina la cúpula- están considerados como una de las obras de arte más importantes del mundo.

Capilla Palatina, Palermo

Pero no sólo son de admirar los mosaicos. Alza la vista al techo para ver el fabuloso techo de madera tallada en cedro como si fueran estalactitas. Fue decorado por artesanos árabes con escenas de la vida cotidiana. También hay un enorme candelabro de mármol, una escultura en espiral con más de cien figuras coronadas por Cristo sosteniendo los Evangelios, que constituye la obra de arte románico más antigua de Sicilia.

10. Catacumba de los Capuchinos

A las afueras de Palermo se encuentra uno de los lugares más grotescos y macabros de Sicilia: los cadáveres de unas 8.000 personas se exhiben con raídos trajes (como en vida) y en distintos estados de conservación en la Catacumba de los Capuchinos.

Catacumba Capuchinos, Professionalists Corridor
Nada en la entrada del Convento de los Capuchinos sugiere lo que vas a ver a continuación. Un pasillo largo y encalado se curva hacia el sótano, y un ligero olor a humedad y corrupción asalta el olfato. Entonces llega una escena propia de cualquier película de terror: filas y filas de cabezas dislocadas, caras retorcidas en muecas, gritos congelados y sonrisas esqueléticas llenan los pasillos tapizados de telarañas. Las calaveras y huesos astillados asoman por las pieles amarillas y secas.

Incorpora, Giuseppe (1834-1914) - Catacombe dei Cappuccini a Palermo 1


Este peculiar catálogo de muertos es único. Al principio (finales del XVI) el “privilegio” estaba sólo reservado para los monjes capuchinos del convento, pero con el paso del tiempo cualquiera con dinero suficiente podía comprar un hueco en un esfuerzo por inmortalizar la carne. La peculiar “colección” se divide en secciones: hombres, mujeres, sacerdotes… ¡y hasta vírgenes!.



Y hasta aquí nuestros 10 lugares de imprescindible visita en Palermo.
Quieres saber qué más puedes hacer en una escapada low cost de 5 días en Sicilia?