Bayona huele a mar

En las últimas décadas Bayona se ha convertido en un importante centro turístico de calidad del sur de Galicia, debido en gran parte al mar. Su tradición marinera está presente y se “huele” en toda la villa: en sus viviendas, en su puerto, en sus playas, en sus gentes… Y es que su condición como puerto natural motivó que fuera una población mucho más importante que Vigo hasta el siglo XVIII, con una notable libertad de comercio gracias a concesiones reales y a su condición de pueblo de realengo (su nombre era “Baiona A Real“).

Baiona y el mar

Por ello su entorno marítimo ha estado (y está) muy cuidado. No dejes de dar una vuelta por su paseo marítimo (son más de 6 Km que se extiende desde el rompeolas hasta la Fortaleza de Monterreal). A lo largo del mismo tendrás oportunidad de ver las labores pesqueras  y marineras de sus habitantes, la lonja, el puerto pesquero y el deportivo.
El puerto pesquero y el club de yates están separados por un espigón en el que fondea una réplica exacta de la Carabela Pinta, que arribó a este lugar capitaneada por Martín Alonso Pinzón en 1.493, tras el descubrimiento de América. La nao es un museo colombino en el que se reproduce la vida cotidiana en aquella época (tanto cristiana como taína), se recrean los personajes que iban a bordo de la misma, y se exponen reproducciones de los productos hallados en el Nuevo Mundo.

Réplica de la Carabela Pinta

En conmemoración de este hecho histórico Bayona celebra a principios de Marzo la Festa da Arribada, declarada de Interés Turístico Nacional. Igualmente una serie de monumentos y estatuas urbanas constituyen la “Ruta Pinzoniana”: el monolito y el azulejo de la Arribada, el monumento Encuentro entre Dos Mundos, el Pozo de la Aguada, y la estatua de Pinzón.

Monumento Encuentro entre dos Mundos

La tranquila bahía de Baiona acoge seis abrigadas playas. La más extensa es la de Ladeira (3 Km), situada en el estuario del Miñor, que cuenta con Bandera Azul al igual que la de Santa Marta. A los pies del Monte Boi se encuentran las playas de Ribeira, Barbeira, A Cuncheira y Dos Frades. Ésta última tiene acceso directo desde la Fortaleza de Monterreal, bajando por unas empinadas escaleras; tiene bastante roca pero el azul turquesa de sus aguas cristalinas es espectacular. 

Playa dos Frades

Partiendo de la playa A Cuncheira, no dejes de recorrer el Paseo del Monte Boi, un sendero de 2 Km que discurre entre un bosque de pinos, robles, sauces y fresnos. A lo largo de su recorrido descubrirás pequeñas y tranquilas calas. Relájate en la idílica área de descanso de A Figueira.

Paseo del Monte Boi

Puedes obtener más información sobre Baiona en la oficina municipal de turismo (Paseo de la Ribeira, s/n). Quizás te interese leer esta otra entrada acerca del Casco Histórico de Baiona.