Balneápolis (León)

Para quedar como nuevo

Una gozada, eso es lo que es el spa de Balneápolis. Pero vayamos por partes
Hasta hace un año, este spa era el único con el que contábamos en León. Ahora hay otro más (La Pausa), ubicado en el nuevo edificio de ampliación del hotel París, que aún no he probado.

El Balneápolis se encuentra en el centro de la ciudad, en las inmediaciones de la plaza de la Pícara Justina. La verdad, su aspecto exterior pasa totalmente desapercibido, y su pequeña recepción-tienda no indica en absoluto las magníficas y enormes instalaciones que se hallan en su interior.

Sólo he ido una vez, pero tengo ganas de repetir. El spa ofrece la posibilidad de emitir cheques regalo a nombre de la persona que quieras, dejándolo pagado, y así es como yo lo conocí, haciendo uno de un cheque que me regalaron mis padres, que incluía un circuito por las piscinas, jacuzzis, sauna, chorros a presión, etc y un masaje completo. La verdad es que costó lo suyo, porque hay que llamar para pedir cita y claro, los fines de semana está a tope, así que cada vez que llamaba me decían que era imposible hasta 3 o 4 semanas después. O sea, que si queréis ir en fin de semana hay que pedir cita con un mes de antelación como mínimo (no sé si ahora que hay otro spa se habrá descongestionado éste un poco), supongo que entre semana haya menos gente.

Buen, os aclaro que no es un balneario, y que sus aguas no tienen nada de especial, es simplemente un spa urbano. Cuando llegas, te dan un albornoz y toalla (sólo tienes que llevar el bañador y las chanclas), y pasas a la zona de vestuario (hay taquillas para dejar la ropa).

El circuito, por orden, constaba de lo siguiente: ducha higiénica, baño turco, fuente de hielo (en las piernas), piscina (tiene multitud de diferentes chorros y cascadas con distintas intensidades de caída del agua), jacuzzi, ducha escocesa (alterna chorros de agua fría y caliente, acompañada de aromaterapia), laconium (una especie de camas calientes para relajarte tomando una infusión), y masaje integral (para esto previamente te quitas el bañador mojado y te dan una especie de braguita de papel de usar y tirar). En total, este circuito son unas dos horas, y sales de allí hecho una malva. Las instalaciones están súper cuidadas y la limpieza es extrema. Por supuesto, os lo recomiendo totalmente.

Lo que no me gustó mucho es que el estás siempre vigilado por el personal, y ellos van indicándote cómo has de hacer el circuito y a qué zonas has de ir pasando, siempre cronometrándote el tiempo. Esto me agobió un poco (en otros spas que he estado no ocurría), pero por otra parte lo entiendo ya que si no, la gente se tiraría ahí todo el día. Por ejemplo no entro en la ducha escocesa ¡ni loca! y hubiera preferido haber podido utilizar ese tiempo en la piscina.

Aparte del circuito que yo hice, tienen otros programas (antirreumático, circulatorio, revitalizante, desintoxicante, etc), así que puede variar. También ofrecen todo tipo de masajes, fisioterapia y osteopatía, centro de belleza (liftings, maquillaje, manicura y depilaciones), vinoterapia y chocolaterapia, envolturas, peelings, etc. Hay abonos mensuales. Asimismo, en colaboración con algunos hoteles de la ciudad, ofrecen un pack de alojamiento y tratamiento para fin de semana.

En definitiva, un montón de facilidades y de tratamientos que no podéis dejar pasar.

Dirección: C/ Modesto Lafuente 3 – Alfonso IX, 12
24004 León
Teléfono: +34(987)091909
Fax: +34(987)073640
Web: Página web