Bar Restaurante El Latino (Leon)

El Restaurante Latino se localiza en plena plaza de San Martín, epicentro del Barrio Húmedo, zona de marcha por excelencia de la ciudad. Su ubicación es inmejorable, y no tiene pérdida pero hay que acceder a pie, ya que toda la zona antigua es peatonal.

El Latino era antiguamente conocido como “La Droguería”. Ésto se debe a que en este mismo local había hace muchos años una droguería, figurando durante tiempos inmemoriables el cartel de “droguería” en la fachada, aún cuando se transformó en bar, hasta que un buen día (por fin) el dueño se decidió a pintar la fachada y a poner un rótulo con el nombre de Latino.

Antes de ser restaurante, el Latino era simplemente un bar de tapas que se transformaba en pub de copas a ciertas horas de la noche hasta la madrugada.

El restaurante se encuentra al fondo del local y su acceso se realiza a través del bar de tapeo, lo cual a veces es bastante incómodo pues tienes que atravesar la masa de gente hasta poder llegar al comedor (suele estar siempre a tope de gente). El local tiene dos puertas de acceso, y es de forma alargada, con una barra que va de un lado a otro del mismo, y grandes ventanales que en verano dejan abiertos y la gente “tapea “en la calle. Su tapa más representativa son patatas con ali-oli, aunque también suelen tener pollo frito, gambas cocidas, calamares en su tinta y mejillones en salsa, a elegir.

También tiene un sótano que ahora mismo no sé si está habilitado, pero antiguamente era una especie de bodega donde se realizaban cenas de grupos y peñas. No era muy agradable porque olía muchísimo a humedad (es una casa vieja), y la escalera de bajada era de madera, con la huella del peldaño muy estrecha y había que bajar con mucho cuidado (sobre todo si habías tomado unos vinos…). En verano montan una terraza en la calle, sólo para comer o cenar (no para consumiciones), y la plaza de San Martín suele estar muy animada.

Para comer/cenar es imprescindible reservar, está siempre lleno, especialmente las noches del fin de semana. El comedor tendrá unas 20 mesas, con un ambiente agradable, aunque a veces un poco ruidoso por el garbeo del bar, ya que aunque está al fondo, no hay puerta. Una cosa que no me gusta es que los aseos están al fondo de todo, y si te toca una mesa próxima a ellos está todo el rato pasando gente, pues son también utilizados por los que están de tapas en el bar.

El Latino me gusta bastante, es uno de mis clásicos. Se puede cenar tanto de raciones como de plato, pero casi siempre elijo la primera opción porque me gusta más picotear que comerme un solomillo. Son míticas sus gambas abrigadas (envueltas en bacon) con salsa de queso, las croquetas de espinacas, el revuelto de aguacate con setas y gambas, el pastel de puerro o de cabracho, la ensalada de espinacas con bacon y champiñones… La comida en general está muy buena, aunque hay que decir que dependiendo del día se come mejor o peor (aún pidiendo lo mismo). También tienen las típicas raciones de comida leonesa (morcilla, picadillo, embutido, pimientos del Bierzo con anchoas, etc), y platos a la carta de carne y pescado. De postre os recomiendo un “blanco y negro “(te ponen dos trozos de una especie de pudding, uno de chocolate blanco y otro negro), o la torrija con chocolate caliente, riquísimos cualquiera de ellos.

Considero tiene una muy buena relación calidad-precio. Una cena a base de raciones (son abundantes) con vino y postre puede salir en torno a los 25€ por persona. Del trato del personal hay poco que decir, simplemente es correcto, y no te hacen esperar entre plato y plato (incluso a veces es al revés, se te acumulan las raciones y se te quedan frías).

El Latino es ya un clásico en la ciudad, así que os lo recomiendo, tanto por su ubicación en plena zona de movida como por su relación calidad-precio y se come bastante bien. No olvidéis reservar con antelación.

CONTACTO:

Dirección: Bar Restaurante Latino
Plaza San Martín, 10
24003 León
Teléfono: +34(987)262109
Fecha de mi visita: La última en Febrero 2009