Camping Islas Cíes (Rias Baixas)

Un lugar paradisíaco donde aislarse del mundo

Os voy a hablar sobre el camping de las Islas Cíes. Lo primero que hay que saber es que no se puede ir “porque sí”, sino que hay que reservar plaza previamente.
En el puerto de Vigo (donde se adquieren los billetes del ferry) hay una oficina donde se puede hacer la reserva (en horario de 08:30 a 13:30 y de 14:30 a 19:00 horas). También se puede hacer por teléfono: +34(986)438358
Aunque hayamos reservado por teléfono hay que acercarse a esta oficina, ya que es donde nos darán una especie de “visado” o tarjeta de acreditación, necesaria para pernoctar en las islas.
El único acceso posible a las Islas Cíes es por medio de un ferry operado por la Naviera de Ons, que parten desde Vigo, Cangas o Baiona. Conviene también tener reservado el billete, pues las Cíes son un parque natural protegido que tienen un número limitado de visitantes diarios que no puede exceder de las 2.200 personas.
El ferry de las Islas Cies

El billete de ida y vuelta cuesta 17,50€ y el trayecto desde Vigo dura entre 45 y 60 minutos, dependiendo del ferry, pues los hay más o menos modernos/veloces.

Hay que tener en cuenta también que sólo se puede ir en Semana Santa y durante los meses de verano (Junio a Septiembre). Los horarios de los ferrys son prácticamente a cada hora (para asegurarse lo mejor es consultar la página web de la naviera), siendo el primer viaje a las 10 de la mañana, pero si no se tiene billete es recomendable estar en el puerto con una hora de antelación.
Una vez llegamos a las Cíes y desembarcamos, el camping está a unos 2 km de distancia del embarcadero, por lo que es preferible ir ligeritos de equipaje y llevar sólo lo imprescindible. Hay a disposición de los campistas unos carritos que tienen dos ruedas traseras, pero bastante incómodos de llevar, sobre todo porque aunque el recorrido se realiza a través de un sendero, hay zonas en que está invadido por la arena y las ruedas se encallan (especialmente si llevamos mucho peso).
El recinto del camping se encuentra delimitado por medio del típico cercado realizado con travesaños de madera. A la entrada, hay una pequeña caseta que hace las veces de recepción. Allí hay que entregar la tarjeta identificativa que hemos adquirido previamente. El camping no está parcelado, es una especie de “acampada libre”, y tiene capacidad para 800 plazas. Los precios de acampada son bastante más caros que en otros campings: 6,65€ tienda/día, 6,50€ adulto/día, 5,10€ niños 3 a 10 años/día, pero merece la pena pagar este “plus” porque es un entorno inigualable.
De la recepción parte un sendero que divide el área de acampada en dos zonas: la de la derecha es más montañosa y con algo de pendiente, y la de la izquierda más llana y muy próxima a la ría (aunque no hay playa) y a las dunas.
El suelo tiene algo de hierba (no mucha, ya que no hay tierra sino arena), y áreas arboladas que se concentran principalmente al lado izquierdo, junto al mar.
La zona de acampada
Este sendero va en pendiente ascendente; si lo seguimos hasta el final (unos 5 minutos) encontraremos un chiringuito (público) con apariencia bastante cutre, en el que se sirven bebidas, helados y comida del día, y a continuación unas escaleras que bajan a la playa de Rodas, la más extensa de la isla, y que ha sido calificada como una de las mejores del mundo (en mi opinión con razón, porque estoy enamorada de esta playa). En las Islas Cíes hay varias playas, pero la de Rodas es la más grande, de arena blanca muy fina, con sus azuladas aguas tan transparentes y limpias que permiten ver el fondo y los peces; eso sí, el agua está congelada!!
Continuando con el equipamiento del camping, éste dispone de una pequeña tienda (abierta de 10.00 a 21.00h) y un restaurante-cafetería, así como dos casetas de aseos y duchas para uso exclusivo de los campistas. Todas las edificaciones que hay en la isla están realizadas en madera. El abastecimiento a las islas se realiza los lunes, por lo que si necesitáis comprar algo no perecedero no lo dejéis para finales de semana, porque puede que se hayan quedado sin existencias. Como anécdota, os diré que el sábado ya no les quedaban helados en el bar.
Los baños son muy amplios y estaban super limpios, hay una persona que se ocupa durante todo el día de su limpieza y desinfección. Hay dos casetas, cada una de ellas con varios servicios, duchas y lavabos, por lo que no hay que esperar. El agua caliente es de pago, así que tendréis que meter una moneda de 50 céntimos en la maquinita de la ducha; como entorno natural y ecológico que es este paraje, dispone de paneles solares para el abastecimiento de energía. Hay una encimera de mármol con varios lavabos y un espejo que cubre toda la pared, y luego los urinarios y duchas en cabinas individuales con puertas.

Bar restaurante del camping Islas Cies

El edificio del restaurante tiene dos alturas. En la planta superior se ubica el restaurante-cafetería, donde se sirven desayunos y comidas, además de consumiciones. Hay un área interior, y otra exterior (con techo cubierto) desde donde se tienen unas vistas estupendas de la playa y el entorno. Al restaurante también puede acceder el público en general (visitantes a las islas), por lo que es recomendable reservar (hay un área privada para tal efecto). Hay que tener en cuenta que en el camping no se pueden realizar fuegos, por lo que si no queremos comer y cenar todos los días de bocata, tendremos que hacerlo en uno de los tres restaurantes de este tipo que poseen las islas, pero éste es el mejor. Dispone de platos a la carta (en el área reservada), platos combinados, y un buffet a la hora de la comida (no es libre, sino que te cobran en función de los platos que hayas cogido); de modo que hay precios para todos los gustos. El horario es de 9.30 a 24.00h. También tiene aseos.

En la parte inferior se sitúa el bar/salón social del camping, que cuenta con una amplia lista de bebidas y licores, además de refrescos y café. Abre hasta las 2 de la madrugada, y aquí es donde se montan las juerguecillas nocturnas. También dispone de terraza exterior con mesas y sombrillas, y juegos de mesa (parchís, ajedrez, cartas) así como una mesa de billar, un futbolín y una máquina electrónica para jugar a los dardos. Los precios son baratos, por ejemplo una copa 3,50€, una partida de billar 1€.

El bar del camping
En cuanto al entorno del camping, se podrían decir muchísimas cosas, pero no quiero extenderme demasiado, porque sería objeto de otra atracción. Se trata de un entorno único e incomparable, declarado “Parque Natural marítimo terrestre de las islas Atlánticas de Galicia”. Su principal riqueza es la diversidad de especies vegetales y animales que aquí habitan. Existen diversas sendas señalizadas para hacer eco-turismo, y una caseta de información desde donde parten rutas guiadas gratuitas a determinados horarios; también hay un centro de interpretación, una especie de mini-zoo, un observatorio de aves, y un faro. Todo ello sin olvidar sus magníficas playas rodeadas de dunas, existiendo incluso una de ellas que es nudista.
Para mí es un entorno ideal para olvidarse del estrés y descansar unos días en plena naturaleza, aislándote del resto del mundo, sin ruidos, coches, contaminación, prisas ni teléfonos, sólo disfrutando del entorno, el sol, la playa, el bosque… Claro, que precisamente este entorno de aislamiento resulta algo “precario” para una estancia larga (estimo que un máximo una semana es lo ideal).
Además, como por normativa (y también por imposibilidad física) está prohibido llevar animales domésticos, así como frigoríficos, colchones, televisores, cocinas y demás enseres, el ambiente es todo de gente joven, huyendo de él las típicas familias que suelen ir a los campings de vacaciones todo el verano con la casa a cuestas, el chucho, los críos, etc. y que empiezan a armar escándalo desde que amanece.
Aquí sólo se respira tranquilidad y paz; lo dicho, un entorno inigualable donde perderse unos días. Os lo recomiendo.
DATOS:
Dirección: Ría de Vigo
Illas Cies
36200 Vigo
Teléfono: +34(986)438358
Fax: +34(986)227557
Web: Página web