Visita al Castillo de Zamora

El Castillo de Zamora se localiza en la parte alta de la ciudad, muy próximo a la Catedral. La verdad es que me llevé una gran desilusión cuando lo ví, pues sólo quedan ruinas. Aún así, está siendo restaurado, y según he leído, albergará el museo Baltasar Lobo, que ahora se halla en la iglesia de San Esteban.

Castillo de Zamora

Castillo de Zamora, foto de Miguel Ángel Quintas C.C.

La verdad, todo el entorno del castillo está hecho un desastre porque está lleno de vallas, andamios, maquinaria… Habrá que esperar a ver qué tal queda la restauración, porque la verdad, con los pocos muros que quedan en pie, me parece que va a ser prácticamente una nueva construcción.

Según su historia, se edificó en el siglo XI, aunque reconstruido y ampliado posteriormente en varias ocasiones, ya que sufrió el asedio de moros y portugueses. Ahora está declarado Monumento Histórico por la ley de Patrimonio.

Estaba rodeado de muralla (que sí se conserva) y de un foso. También pueden verse restos de y la puerta de acceso, que es un arco con forma apuntada, y de tres de sus torres, especialmente la del Homenaje, que era la más fuerte, donde se juraba fidelidad al señor de la villa. Para la rehabilitación se están realizando excavaciones, en las que se han encontrado restos de una capilla del siglo XIV, de una ermita, y de una necrópolis.

Frente al castillo hay un parque, con bonitos jardines y un mirador. En una zona del parque se conserva una puerta plateresca, que pertenece a la rehabilitación que se hizo en el castillo en el siglo XVI. Resulta un poco sorprendente verla ahí en medio de los jardines, lo que indica la envergadura que tenía este castillo.

Como digo, el año pasado (que es cuando yo estuve, en 2008) prácticamente no existía tal castillo, lo que me defraudó bastante. Esperemos que no defraude la reconstrucción…

Características del Castillo de Zamora

Mandado construir por Alfonso II en el siglo XI, el Castillo de Zamora sirvió como defensa contra los moros, y luego contra castellanos y portugueses. Fue reformado en época de Felipe V, siendo modificada considerablemente su estructura original. Está rodeado de un profundo foso, y aún se conservan sus principales muros, la torre del Homenaje, y el patio de armas, y está rodeado de unos bonitos jardines y un mirador.

Actualmente el Castillo de Zamora es propiedad del Ministerio de Educación, albergando una escuela de arte, si bien cuando yo lo visité (año 2008) se encontraba en estado de restauración y estaba previsto instalar en él el Museo Baltasar Lobo.

El Castillo de Zamora es Monumento Histórico Nacional desde 1931. Su visita forma parte de la Ruta del románico zamorano.