Reseña de Cervecería Marisquería Norte y Sur

La Cervecería Marisquería Norte y Sur de Madrid es un pequeño bar -abarrotado de gente- debe su éxito a la excelente calidad de los productos, que se exhiben en un escaparate a la vista del público. Ello permite que con una sencillísima elaboración (a la plancha) esté todo exquisito.

El gran éxito del Norte y Sur: la plancha
La Marisquería Norte y Sur es un establecimiento “de los de toda la vida”, muy pequeño, estrecho y alargado, carente de decoración, al que desde luego no acuden turistas (y yo no hubiera ido si no fuera porque me llevó una madrileña). Nada más entrar, a la derecha, se encuentra su “cocina”: Una gran plancha donde los agitados camareros no dan a basto a cocinar, a la vista del público, todo lo que la gran oleada de clientes demandan. Frente a la plancha, una larga barra metálica recorre todo el local. Eso es todo.

Excelente calidad de los productos del Norte y Sur

En el Norte y Sur no tienes donde sentarte, pero sin embargo, está a tope de gente y cuesta abrirse un pequeño hueco en la barra para poder pedir (y lo peor de todo, para apoyar los platos que te van sacando). Lo mejor para cenar es ir a última hora, aunque hay que tener en cuenta que la plancha cierra a las 12 de la noche. Después (una vez se ha vaciado gran parte del local) puedes quedarte a tomar la primera copa de la noche tranquilamente.

La paciencia de los camareros es admirable; tiene que ser de lo más estresante trabajar con tanto mogollón de gente gritando y pidiendo cosas. Nosotras, tras esperar bastante rato a que nos tocara el turno, al final fuimos las “enchufadas” de Benito (al que no sé por qué siempre llamábamos Paco…), un señor de lo más simpático.

Solomillo de buey, en su punto. Cervecería Norte y Sur

La carta de la Cervecería Norte y Sur es sencilla pero variada, y a un precio muy asequible (sobre todo teniendo en cuenta la calidad). Puedes empezar con un poco de marisco (centollos o nécoras cocidas, ostras gallegas, unas extraordinarias navajas a la plancha, o unos carabineros de descomunal tamaño), seguir con unas verduritas a la parrilla, y terminar con un solomillo de buey jugosísimo y en su punto que se deshace en la boca cual mantequilla. Si eres más bien de pescado, puedes optar por un exquisito filete de lomo de atún.

Dirección: Bravo Murillo, nº 95 (Se encuentra muy cerca de la Glorieta de Cuatro Caminos.) – Madrid
Teléfono: +34 915 535 153