Comer en la Escuela de Hostelería de Islantilla

¿Te atreverías a ser el conejillo de indias de los alumnos de una Escuela de Hostelería? Poca gente lo sabe, pero en las Escuelas de Hostelería se puede comer (y realmente bien); es la forma que tienen sus alumnos de practicar y aprender de forma práctica a cocinar, a servir la mesa…  Como  todos los años suelo ir unos días de vacaciones a la Costa de la Luz, me encanta darme un pequeño homenaje comiendo un día en la Escuela de Hostelería de Islantilla.

Comedor de la Escuela de Hostelería de Islantilla

Se encuentra en una calle que discurre paralela al paseo marítimo y a la playa de Islantilla. Como os he comentado, está atendida por los estudiantes de la escuela (algunos con más experiencia que otros), aunque todo el trabajo es supervisado por el profesor, un maitre experimentado, que es el que primeramente te acomoda y toma nota de la comanda, haciéndote las recomendaciones pertinentes en cuanto a la carta.
Las escuelas de hostelería ofrecen una cocina innovadora, con platos muy elaborados y una excelente presentación. Como aperitivo nos pusieron un  pulpo a feria en un renovado concepto: una pequeña tosta con una loncha de pulpo sobre la que se encontraba una bola de puré de patata, acompañada de una botellita de aceite de oliva. La cesta de pan es una pasada, todo tipo de bollitos con panes de diferentes sabores (al ajo, con nueces, con aceitunas…).

Aperitivo: pulpo con puré de patata y aceite de oliva

Fuimos tres personas y pedimos unos primeros platos para compartir y luego un segundo. Los primeros fueron una témpura de pescado y verduras, y un foie acompañado de frutas, cuya presentación llamaba mucho la atención al tener un tono metálico que resultó ser una especie de caramelo.

Foie caramelizado con frutas

Los segundos igualmente estuvieron deliciosos: rodaballo al horno recubierto de queso de Aracena, escalopines de ciervo con foie y setas, y magret de pato con miel, verduras y soja. Uno de los platos que más pedía la gente era el solomillo, que te lo hacían directamente delante tuyo en el mismo comedor.

Rodaballo con queso de Aracena

Aunque estábamos ya llenísimas, no pudimos resistirnos a pedir el postre. Fueron dos, para compartir: Unos crépes suzette que prepararon en el acto en un carrito, y un delicioso postre de chocolate con helado. Al pedir los cafés, éstos también venían acompañados de pequeños pastelillos.

Preparativos para hacer los crépes suzette

El precio fue de unos 30€ por persona, una auténtica ganga para este tipo de cocina.
MÁS INFO:
Dirección: Avenida Islantilla S/N, Islantilla (Huelva)
Teléfono: +34 959 646 010

Cierra en Agosto.