Cómo hacer tu propio queso de cabra casero

Hoy nos salimos un poco de la temática habitual del blog porque te quiero enseñar cómo hacer tu propio queso de cabra casero. Este taller de quesos artesanos es una de las experiencias que realicé en una de mis visitas a la Sierra de Aracena y resulta de lo más divertido y recomendable, especialmente si viajas con niños.

Utensilios para hacer tu propio queso de cabra casero

Utensilios para hacer tu propio queso de cabra casero

Para aprender a elaborar queso de cabra con nuestras propias manos, nos apuntamos a un taller de quesos en la Quesería Monte Robledo, situada en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en la aldea de Castañuelo. Allí se encuentra la Finca Los Robledos, un clásico cortijo familiar, ecológico y serrano, donde pastorea un rebaño de cabras de raza autóctona andaluza, además de vacas, ovejas y una dehesa de cerdo ibérico.

Quesería Monte Robledo, Sierra de Aracena

Quesería Monte Robledo, Sierra de Aracena

Los quesos de Monte Robledo gozan de sumo prestigio en la provincia de Huelva y han sido ganadores de numerosos premios. Se elaboran de forma totalmente artesanal, con leche cruda procedente de las cabras que pastan -en ganadería extensiva- en su propia finca ecológica, y son curados de forma natural.

Quesos Monte Robledo, un manjar gastronómico de la Sierra de Huelva

Quesos Monte Robledo, un manjar gastronómico de la Sierra de Huelva

 

¡Manos a la obra! Queso de cabra casero, paso a paso

1. Para hacer un buen queso, la calidad de la materia prima es esencial. En Los Robledos las cabras pastan a su aire por toda la finca, dando una leche escasa, densa, grasa y aromática. Lo ideal es ir a primera hora de la mañana para hacer un recorrido por esta finca ecológica y participar en la tarea del ordeño de las cabras.

Cabras de raza autóctona andaluza en la Finca Los Robledos, Sierra de Aracena

Cabras de raza autóctona andaluza en la Finca Los Robledos

2. Una vez hemos obtenido la leche de cabra, la colamos y la calentamos a una olla hasta alcanzar una temperatura de unos 30ºC (este queso se hace con leche cruda, de modo que no vamos a hervirla).

Paso 1: calentamos la leche a 30ºC

Paso 1: calentamos la leche a 30ºC

3. Retiramos del fuego y añadimos el cuajo, una enzima que ayuda a coagular la proteína de la leche. Éste se puede comprar en farmacias o tiendas de alimentación, y puede ser de origen animal (extraído del estómago de terneros jóvenes) o vegetal (a partir de cardo machacado).

Cómo hacer queso de cabra casero: añadimos el cuajo

Paso 2: añadimos el cuajo

4. Dejamos reposar la mezcla hasta que vemos que la leche se ha cuajado.

5. Llega el momento de “cortar el cuajo”, para lo cual utilizaremos una lira o una espumadera, trazando una superficie cuadriculada imaginaria sobre la masa, para obtener pequeños cubitos sólidos que se separarán del suero líquido.

Cómo hacer queso de cabra casero. Paso 3: cortamos el cuajo

Paso 3: cortamos el cuajo

Este proceso es muy importante ya que define la “personalidad” del queso. Si se pretende que éste tenga poca humedad, se cortan partículas pequeñas. Si se quieren quesos con mayor humedad, se dejan partículas grandes, en cuyo interior quedará retenida una cantidad importante de suero.

6. Colamos la mezcla sobre un colador para separar el suero.

Cómo hacer queso de cabra casero. Paso 4: separamos el suero

Paso 4: colamos para separar el suero

7. La parte sólida que nos ha quedado sobre el colador es con lo que vamos a fabricar nuestro queso. Colocamos una porción de la mezcla dentro de un aro metálico (el molde), y presionando con las manos, lo vamos prensando para que siga escurriendo. Ojo porque si nos pasamos y eliminamos demasiado suero, nos quedará un queso duro (como me pasó a mí).

Aquí puedes ver un vídeo de todo el proceso:

8. Una vez compactado, echamos sal por ambos lados, desmoldamos y ¡voilá! Ya tenemos nuestro queso de cabra casero! Opcionalmente, podemos rebozarlo en pimienta, hierbas aromáticas, pimentón, ceniza… para darle otro toque de sabor.

9. Nos lo llevamos a casa para terminar el proceso de sudado, maduración y curación. Lo colocaremos sobre un plato y cada día iremos dándole la vuelta, para que se vaya curando de forma uniforme por ambas caras. No hay que preocuparse si le sale moho, es un proceso natural de la curación del queso. En unos 60 días estará listo para comer.

Queso de cabra listo para sudar y curar

Queso de cabra listo para sudar y curar

¿El resultado? Ejem… la verdad es que no me quedó muy rico :S Debería haber sido un queso tierno y mantecoso pero el mío estaba duro como una piedra y ¡no había quién lo cortase!. Creo que fue debido un cúmulo de circunstancias: escurrí excesivamente el suero, lo dejé curar demasiado tiempo, y la condiciones de ambiente y humedad de la sierra son completamente diferentes a las de la costa. En fin, algún secreto tiene que tener esta quesería para hacer uno de los mejores quesos de España, no?

Queso de cabra casero

Queso de cabra casero

 

Si quieres vivir la experiencia de aprender a hacer tu propio queso de cabra casero, ponte en contacto con la Quesería Monte Robledo y reserva día y hora.

 

El queso de cabra en el mundo

El queso de cabra se lleva elaborando de manera artesanal desde hace miles de años, ya que tiene múltiples propiedades beneficiosas para nuestra salud (está cargado de vitaminas y minerales, es un buen aporte de proteínas, y tiene una fácil digestión).

Museo etnográfico de la Finca Los Robledos

Museo etnográfico de la Finca Los Robledos

Los quesos de cabra son muy apreciados en países mediterráneos como Francia, Grecia Italia y España, ya que hay una gran tradición en la explotación de este tipo de ganado. Algunos de los quesos de cabra más famosos del mundo son: el queso feta griego, el brunost noruego, el caprino italiano, o el francés Crottin de Chavignol.

En España se han obtenido tradicionalmente una gran variedad de quesos elaborados con leche de cabra, muy similares pero con características diferenciadas, según la zona de producción. Algunos, como el Ibores (Extremadura), el Majorero (Fuerteventura y Gran Canaria), el Camerano (La Rioja), o el Palmero (La Palma) están amparados por un consejo regulador de Denominación de Origen.