Ruta por la Costa da Vela y Cabo Home

La Costa da Vela (o Soavela) es un espacio natural de 1.400 hectáreas situado en el extremo occidental de la península de O Morrazo (en las ) que, tanto por el paradisíaco aspecto de sus playas, miradores y acantilados, como por las numerosas especies que esconde, ha sido declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC).

Acantilados de la Costa da Vela

Este impresionante lugar, de obligatoria visita, tiene un indudable valor paisajístico: posee la zona de acantilados más espectacular de la Península del Morrazo. Con motivo de mi Escapada a Cangas de Morrazo el pasado fin de semana, tuve oportunidad de conocer la Costa da Vela, haciendo esta pequeña ruta:

Cómo llegar al Monte O Facho

Partiendo de Cangas, hay que salir en dirección a Bueu por la carretera de la costa (C-550). A unos 2 Km, subiendo hacia el monte Darbo, puedes desviarte a la derecha para hacer una breve parada en la Ermita de San Roque, donde hay un mirador que ofrece unas vistas espectaculares de Cangas.

Conjunto monumental de Hío

Prosigue hasta Hío, donde encontrarás un cruce: a la derecha puedes visitar el Conjunto Monumental de Hío (la iglesia de San Andrés, la Casa Rectoral y el famoso Cruceiro de Hío); a la izquierda (está señalizado) la carretera asciende al Monte O Facho.

Miradores de O Facho

El Monte O Facho se encuentra a las afueras de la aldea de Donón. Lo primero que encuentras es un pequeño aparcamiento, un chiringuito y un mirador con una gigantesca escultura en forma de caracola, realizada en acero inoxidable. Desde aquí hay unas vistas espectaculares de la Costa da Vela.

Mirador Monte O Facho

Siguiendo el sendero sin asfaltar que dice “miradores”, puedes subir a la cumbre del Monte O Facho (30 minutos), desde donde se obtienen las mejores vistas de la Costa da Vela, sus acantilados, las entradas de las rías de Vigo y Pontevedra, y las islas Cíes y Ons.
El Monte O Facho acogió a lo largo de los siglos distintas expresiones de vida en la comarca. Las excavaciones arqueológicas dejan vislumbrar los restos de un castro galaico del siglo IV a.C, un conjunto de altares romanos (“bosque de aras”) y algunas ruinas de un santuario dedicado al dios Berobreo (el más antiguo de Galicia, siglos II al IV d.C). Más reciente es una pequeña torre de vigilancia costera, construida en el siglo XVII para avisar de los ataques de los piratas turcos.

Playas y Faros de Cabo Home

Desde el mirador, otra senda, estrecha y sin asfaltar, desciende hasta Cabo Home y la Playa de Melide (con cuidado, puede recorrerse un tramo en coche). El sendero va bordeando la Costa da Vela, con unas vistas impresionantes de sus acantilados contra los que choca el mar embravecido, formando una espuma blanca que contrasta con el color azul turquesa del océano Atlántico.

Pinar de la Costa da Vela, camino a Cabo Home

Sin darte cuenta, estás inmerso en un pinar, sigues avanzando y cuando el frondoso bosque llega a su fin (si habéis bajado en coche, aparcad aquí y continuad caminando), la panorámica ha cambiado: un primer plano de Cabo Home con sus dos puntas, y enfrente, las Islas Cíes se ven tan cerca que casi parece que puedes llegar a nado (tan sólo 2,5 Km nos separan de ellas).

Cabo Home, el faro blanco y las Cíes al fondo

En cada punta del cabo hay sendos faros, uno de color blanco y otro de color rojo. Puedes seguir descendiendo hasta la Playa de Melide, situada entre ambos faros, y contemplar los acantilados de la agreste Costa da Vela desde otra perspectiva, desde abajo. Desde el faro rojo, otro sendero bordea la costa recorriendo tres bonitas playas con un importante complejo dunar: la de Barra (famosa por ser una de las mejores playas nudistas de Galicia), la de Viñó (seminudista) y la de Nerga.