Las Cuevas de Artá, un reino de estalactitas

La isla de Mallorca esconde en su interior un verdadero reino de estalactitas y estalagmitas digno de ser visitado. Menos conocidas que las Cuevas del Drach (pero no por ello menos hermosas) son las Cuevas de Artá, situadas en los acantilados de Capdepera (en la costa este).

Cuevas de Artá en Mallorca

Cuevas de Artá en Mallorca

La mayoría de las cuevas de Mallorca fueron descubiertas por el geólogo francés Edouard Martel, ya que en el siglo XIX, el Archiduque Luis Salvador de Austria estaba interesado en descubrir el mundo subterráneo de la isla y lo contrató para ello. Martel halló las Cuevas de Artá en 1856, quedándose impresionado por sus enormes dimensiones y la profusión de formaciones que esconde.

Estas grutas de proporciones gigantescas se asoman sobre la bahía de Canyamel desde un farallón rocoso a 40 metros sobre el nivel del mar, y albergan innumerables estalactitas y estalagmitas de prodigiosas formas que esperan discretamente a ser descubiertas.

Bahía de Canyamel, Mallorca

Bahía de Canyamel

 

Recorrido por las Cuevas de Artá

Una gran entrada abierta en Cap Vermell da acceso a la primera de las salas de las Cuevas de Artá: el Salón de Entrada. En él habitan infinidad de formaciones rocosas, estalagmitas y estalactitas que coexisten en un espacio subterráneo de gran amplitud y se esfuerzan desde el primer momento por dejar sin aliento al visitante.

Entrada a la Cuevas de Artá

Entrada a la Cuevas de Artá

Un pequeño sendero de piedra lleva a la segunda estancia: el Salón de las Columnas. Para muchos, ésta es la sala gótica de la cavidad pues entienden que sus formas se asemejan a las ojivas y doseles tan características de este estilo arquitectónico. Los juegos de luces que en ella se crean son espectaculares.

Cuevas de Artá, Mallorca

El Salón de la Reina de la Columnas es la tercera estancia que se visita. Su pieza más significativa es la columna que se sitúa en el centro, conectando el suelo y el techo. También es llamativa la formación denominada dosel, una suerte de cortina pétrea situada en el extremo opuesto del salón.

Cuevas de Artá, Mallorca

No obstante, el Infierno es uno de los salones más famosos de las Cuevas de Artá. En él se apiñan cientos de formaciones de todo tipo. Estalactitas, estalagmitas, columnas, pliegues, rocas con filigranas, etc. Unas grandes otras enanas, todas jugando a capricho entre ellas hasta crear este entramado de piedra que parece salido del cincel de un escultor más o menos mañoso. En esta sala se ofrece un pequeño espectáculo de luz y sonido de 3 minutos de duración muy bien conseguido.

Cuevas de Artá, Mallorca

Ya saliendo del Infierno se encuentra La Gloria, una elevadísima habitación en cuyo cielo algunos han querido ver ángeles.

De vuelta a la senda hay que caminar entre columnas para llegar a una estancia más baja que lleva por nombre El Teatro. Recibe este nombre porque algunas de sus formaciones recuerdan a bambalinas y bastidores. El Teatro es la antesala del Salón del Órgano.

Cuevas de Artá, Mallorca

La Sala de las Banderas es el siguiente espacio a visitar. Recibe este nombre porque en su parte superior se aprecia lo que parece una bandera ancha desplegada al viento. Otro de sus elementos destacables es una enorme columna de 20 metros de altura. No te pierdas tampoco ni el elefante ni los diamantes.

Sala de las Banderas, Cuevas de Artá

Sala de las Banderas

El punto final de la visita lo pone el Salón de las Campanas, el más musical de todos. Se denomina ‘de las campanas’ porque el sonido que producen las rocas al sonar contra las estalactitas recuerda precisamente a este instrumento.

Salida de las Cuevas de Artá

A la salida, no dejes de contemplar las espectaculares vistas sobre la bahía de Canyamel.

 

Consejos para visitar las Cuevas de Artá

Recuerda que la temperatura en el interior de la cueva es de unos 18ºC, así que es aconsejable llevar alguna chaqueta. Igualmente, ponte calzado apropiado ya que el suelo puede estar resbaladizo debido a la humedad.

Un aspecto muy interesante es que está permitido tomar fotografías (sin flash) durante el recorrido.

Las Cuevas de Artá están abiertas de marzo a noviembre y se pueden visitar en horario de 10 de la mañana a 17, 18 o 19h, dependiendo la época del año. El precio de la entrada (año 2014) es de 13 euros para adultos y 7€ para niños de entre 7 y 12 años. Puedes comprar tu entrada en la página web o directamente al llegar a la gruta.

Cuevas de Artá, Mallorca

La visita es siempre guiada y en grupo (aproximadamente entra un grupo cada media hora). Tiene una duración de unos 40 minutos, durante los que se recorren aproximadamente 1.200 metros, y unos ¡250 escalones!. Hay visitas en varios idiomas: español, francés, inglés o alemán.

Sin duda, una de las excursiones que debes hacer en Mallorca es a las Cuevas de Artá. Su grandiosidad no te dejará indiferente.