Un paseo por la ciudad colonial de Antigua Guatemala

A 60 km de la actual capital de Guatemala (1 hora de bus) se encuentra La Antigua, ciudad colonial que recibe su nombre por ser la antigua capital del país, declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, aunque su nombre fundacional es Santiago de los Caballeros de Guatemala.

La Calle del Arco

La historia de la capital de Guatemala se inicia en 1.524 cuando en tiempos de la colonización, el español Pedro de Alvarado funda a inmediaciones de Iximché, capital indígena cackchiquel, la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala. En este lugar permanece hasta 1.526, de donde debido a conflictos que surgen con los indígenas del lugar, deben trasladarse. En 1.527 fue escogido el valle de Almolonga (hoy Ciudad Vieja), como sitio para iniciar formalmente la nueva ciudad. Se inicia entonces la construcción de algunas edificaciones con materiales pobres, y se eligen solares para la construcción de viviendas, iglesias y otros usos. Pero el 11 de septiembre de 1.541, después de constantes lluvias aunadas a un fuerte temblor, baja una correntada de agua y lodo del volcán cercano (desde ese entonces llamado volcán de Agua) que sepulta la ciudad, dejándola en escombros.

El Convento de La Merced

Debido a la destrucción en Almolonga, se trasladan al valle cercano: el valle de Panchoy; este valle presentaba un clima agradable, la tierra era fértil y el agua abundante; el único inconveniente era su cercanía con los volcanes de Agua, Acatenago y de Fuego; sin embargo, a pesar de ello, el 10 de marzo de 1543 se inicia el tercer asentamiento de la ciudad; esta vez con base en un diseño elaborado por el ingeniero Juan Bautista Antonelli. del surgimiento de numerosos edificios, y debido a que la zona era altamente sísmica, la ciudad sufrió varios terremotos de los que sus habitantes lograban reponerse, volviendo a erigir muros nuevos sobre lo que quedaba aún en pie. Pero es en 1.773 que, debido a la magnitud y continuidad de los terremotos acaecidos en los meses de julio y agosto, la ciudad se ve convertida en ruinas, por lo que sus vecinos son obligados a abandonarla y trasladarse al valle de la Ermita en donde actualmente se asienta la capital de Guatemala.

Guatemala fue nombrada por España sede de la Capitanía General de la Región, lo cual la constituía cabecera del sistema de ciudades centroamericanas, y por lo tanto, sede de las más altas instituciones administrativas, judiciales, militares y por supuesto, eclesiásticas. Por ello, las principales órdenes religiosas, tenían su convento más importante en esta ciudad, de ahí la amplia construcción de iglesias y edificios religiosos. La arquitectura monumental también alcanzó a edificios civiles de gran relevancia, como el Palacio del Ayuntamiento, la Capitanía General , así como también la tercera en América, pero primera universidad del Reino: La Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Guatemala.
La típica casa de Antigua se caracteriza por tener una sola planta, la cual basa la distribución de sus habitaciones alrededor de uno o más patios centrales, en donde es muy común encontrar alguna fuente. Alrededor de estos patios, anchos corredores. Las fachadas exteriores están compuestas de ventanales altos con balcones de hierro, y enormes portones de madera que, según la importancia social de la familia que habitaba la vivienda, se adornaba con simples dinteles o bien con pilastras, molduras y escudos familiares.

Indígenas en La Antigua

Guatemala es uno de los países de la región que habla un español con muy poco acento, por lo que muchos la consideran ideal para aprender este idioma. Debido a ello, la ciudad de Antigua Guatemala se ha desarrollado como un centro lingüístico reconocido mundialmente. Llama la atención ver, puerta sí, puerta también, la existencia de escuelas de español (hay unas 75).
Callejeamos toda la mañana, viendo los monumentos más representativos y el ambientillo, y nos trasladamos a comer al Centro Cultural La Azotea, que contiene además de restaurante, el museo del café, de la música y del vestido. Nos reciben unos músicos tocando marimba (el instrumento típico guatemalteco), vemos a señoras tejiendo en los llamados “telares de cintura” y tras la comida, visitamos la plantación de café, (nos explican el proceso, y como no, compramos café, jejeje) y los museos.

Tocando marimbas

Por la tarde, tiempo libre en La Antigua para realizar compras, principalmente artesanías textiles y en madera, y auténtico jade (visitamos también un taller de joyería donde nos explican el proceso y nos enseñan a distinguir las imitaciones, así como las diversas clases de jade). Curioso que el jade más preciado y caro sea de color malva, seguido del negro… Ahh, si compráis jade en un mercadillo, pedid que os lo dejen rayar con un cuchillo; si es auténtico no se raya (en los puestos donde lo es, ellos mismos tienen el cuchillo para demostrarlo).
El Hotel para hoy es la Casa Santo Domingo, un antiguo monasterio dominico habilitado para hotel, una verdadera pasada, que incluso contiene museos en su interior.

La cena de hoy es especial, pues la organización del viaje nos ha preparado un catering “de gala” en una iglesia en ruinas (para lo que hizo falta un permiso especial), con espectáculo incluido, fue realmente mágico.
RELATO COMPLETO DEL VIAJE:

Guatemala: El país
Día 1: España – Guatemala City
Dia 2: Guatemala City – Tikal
Dia 3: Tikal – Rio Dulce – Livingston
Dia 4: Livingston – Quirigua – Guatemala City
Dia 5: Antigua Guatemala
Dia 6: Santo Tomas de Chichicastenango
Dia 7: Lago Atitlán
Dia 8: Fin del viaje