Gambas de Huelva, placer para el paladar

Seguro que en más de una ocasión, al acudir a un restaurante o terraza, en la carta del establecimiento hemos visto “Gambas de Huelva”. Este plato nos lleva rápidamente a pensar en la excelente calidad del producto y de lo mucho que vamos a disfrutar con su sabor. Sin embargo, ¿no os parece mejor disfrutar de estas gambas en su lugar de origen? No dudéis en buscar un hotel en Huelva y disfrutad de unas vacaciones gastronómicas.

Precio: el tamaño importa

El precio de las gambas de Huelva no es como para estar comprándolas a diario, pero merece la pena darse el capricho de vez en cuando. El precio es elevado por la disminución de capturas, que es menor a la cantidad de la demanda.

Lo que tampoco podéis olvidar es que, durante la época navideña, el precio aumenta todavía más y puede elevarse hasta los 250 euros el kilo aunque el importe también varía según el tamaño de la gamba. Existen cuatro clasificaciones, dependiendo del tamaño, aunque la calidad es exactamente igual. Aunque si hay algo que hace variar el precio, es sin duda la frescura del género.

El tamaño más grande que pueden alcanzar estas gambas es de hasta 15 cm y son las que podemos disfrutar cocinadas a la plancha, mientras que las pequeñas son las conocidas como gambas arroceras. En cualquier caso, cualquier tamaño será un auténtico placer para el paladar.

Calidad: la alimentación de la gamba

Lo que hace que esta gamba sea una de las mejores, es el tipo de alimentación que consumen, que además varía según la profundidad a la que se encuentran (entre 180 y 450 metros). La diferencia se encuentra en la carnosidad y en la musculación de la gamba, y aunque todas pertenecen a la misma especie, la gamba de Huelva cuenta con mayor valor.
Gamba
Y es que la gamba blanca de Huelva es la mejor, un producto que sólamente podemos encontrar en el Atlántico, aunque en la zona del Mediterráneo también cabe la posibilidad de realizar la captura de este delicioso alimento.

Las diferencias que encontramos con respecto a la gamba del Mediterráneo, es que la de Huelva tiene un color más rosado, las entrañas son mucho más consistentes y su sabor, por supuesto, es extraordinario.

NOTA: Este es un post invitado