Hotel Iberostar Marbella Coral Beach (Review)

Gracias a su clima benigno y a su amplia infraestructura turística, Marbella es la gran meca del turismo de la Costa del Sol que atrae, durante todo el año, a visitantes y residentes temporales de medio y alto poder adquisitivo. Pero ante tal amplia y variada oferta de alojamientos, ¿cuál elegir?. Gracias a Blog on Brands tuvimos la ocasión de pasar unos días en el hotel Iberostar Marbella Coral Beach el pasado mes de Septiembre, y la experiencia fue muy buena.

Hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Este hotel de 4 estrellas se emplaza en plena Milla de Oro de Marbella, a 4 kilómetros del centro de la ciudad y a 1,5 Km de Puerto Banús, con fácil acceso desde la autovía del Mediterráneo. Ésta es una de las zonas más exclusivas de Marbella, y en los alrededores encontrarás una amplia oferta gastronómica, tiendas para ir de compras y establecimientos donde tomar una copa por la noche (incluso puedes acercarte a Puerto Banús andando, siguiendo el paseo marítimo).

Playa de la Milla de Oro, entre Marbella y Puerto Banús

Playa de la Milla de Oro, entre Marbella y Puerto Banús

El edificio, de estilo mediterráneo con detalles e influencias árabes y andaluzas, tiene forma de U, albergando en el centro de este espacio una gran piscina rodeada de exóticos jardines y estanques con peces y tortugas. Bajo las palmeras hay numerosas tumbonas, de uso gratuito (¡pero deberás madrugar para ocupar la tuya!), aunque si prefieres algo más “exclusivo” (y tu presupuesto te lo permite) tienes la opción de tomarte una botella de cava en una cama balinesa (con coste).

Pero ésta no es la única piscina del hotel. En el paseo marítimo (en edificio aparte, cruzando la calle) se encuentra el Beach Club Sea Soul, donde hallarás otra piscina más pequeña, rodeada de tumbonas (éstas de pago), así como un bar de copas de ambiente chill out y un restaurante a la carta (de cocina mediterránea) con vistas al mar.

Piscina del Beach Club Sea Soul (Iberostar Marbella Coral Beach)

Piscina del Beach Club Sea Soul (Iberostar Marbella Coral Beach)

Por la noche, puedes tomar una copa y disfrutar de actuaciones en directo de música en vivo, tanto en el Sea Soul como en el Tartesos Piano Bar (en el edificio principal).

Música en vivo en el Beach Club del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Música en vivo en el Beach Club del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Tartesos Piano Bar (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Tartesos Piano Bar (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

El hotel Iberostar Marbella Coral Beach ha sido reformado en el año 2010 y cuenta con un total de 170 amplias habitaciones, con una decoración vanguardista y actual.

Nosotros nos alojamos en una Junior Suite a la que no le faltaba detalle (¡todo un lujazo!). Nuestra habitación era enorme (37 m2), y disponía de dos espacios diferenciados: la zona de estar y la de dormir, además de un gran vestidor y un amplio cuarto de baño. La zona de estar era un gran salón, amueblado con un sofá cama, mesita baja, un pequeño escritorio y una mesa tipo comedor con cuatro sillas. Estaba equipado con un gran televisor con canales satélite, teléfono, caja fuerte, minibar, y por supuesto, aire acondicionado / calefacción regulable.

Junior Suite del Hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Junior Suite del Hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Cama king size y vestidor de la Junior Suite (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Cama king size y vestidor de la Junior Suite (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

El dormitorio propiamente dicho disponía de una enorme (y comodísima) cama King size de 2×2 metros, con dos mesitas de noche a los lados. Desde aquí se accedía al vestidor (otra habitación en sí misma) y a un espacioso cuarto de baño, con el WC separado de la zona de la bañera. Sobre la encimera -en la que se encastraban los dos lavabos- había un completo surtido de amenities (cepillo de dientes, set de afeitado, gel, champú, crema hidratante, toallitas desmaquillantes, bastoncillos de algodón, gorro de ducha, pañuelos de papel, limpiacalzado…). También había secador de pelo y un espejo de aumento, así como albornoces y zapatillas de felpa.

Baño de la Junior Suite (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Baño de la Junior Suite (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Surtido de amenities (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Completo surtido de amenities (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

La habitación, decorada en tonos blancos y ocres, era muy luminosa. Un gran ventanal con puertas correderas daba acceso a una agradable terraza donde sentarte a contemplar las vistas, a la piscina principal y al mar.

Terraza con vistas (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Terraza con vistas (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

En cuanto a la oferta gastronómica, el Iberostar Marbella Coral Beach cuenta con dos restaurantes: uno tipo buffet (en el edificio principal) y otro a la carta (en el beach club), así como un snack bar junto a la piscina principal.

Restaurante buffet del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Restaurante buffet del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Nosotros estábamos alojados en régimen de alojamiento y desayuno, así que solo probamos sus desayunos (tipo buffet), pero nos parecieron muy completos y variados, y los productos eran de excelente calidad. Había un gran surtido de panes y bollería, cereales, crepes, embutidos y fiambres, salchichas, bacon, tortilla de patata, frutas, ensaladas, zumos naturales, café Nespresso… ¡y hasta cava! Todo ello aderezado con un showcooking donde cocinaban al momento tortillas con diversos ingredientes a tu elección.

Showcooking en los buffets del desayuno (hotel Iberostar Marbella Coral Beach)

Showcooking en los buffets del desayuno del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

El hotel cuenta también con un spa (aunque no lo probamos), sala fitness y diversos salones para celebraciones y conferencias.

Para aquellos que viajen en familia, el hotel cuenta con “habitaciones Family” (46 m2, dos baños, cuna disponible, etc), además de piscina infantil y actividades de entretenimiento para los más pequeños (solo en verano), como miniclub y minidisco.

 

Iberostar Marbella Coral Beach: lo que más me gustó

* El Iberostar Marbella Coral Beach es todo un “hotelazo” donde relajarse y desconectar. Desde que pones un pie en él, notas una sensación de paz y tranquilidad que se traslada a todos los ambientes del alojamiento. En la piscina no había la ruidosa “animación”, en el buffet no se escuchaba una palabra más alta que otra… (claro, que yo estuve en temporada baja y no en la bulliciosa época estival…).

* El buffet del desayuno, variado y de calidad. Amplio horario para desayunar, sin obligarte a madrugar, y no retiraban los alimentos antes de la hora del cierre.

Desayuno buffet del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Desayuno buffet del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

* La amplitud, decoración y equipamiento de la habitación (a excepción de la ausencia de enchufes).

* La comodidad y tamaño de la cama (King size).

* Hay WiFi gratuita en todo el hotel.

* Su ubicación, a pie de playa (si bien esta playa no me pareció “nada del otro mundo”).

* El detalle de bienvenida sorpresa que tuvimos al entrar en nuestra suite 😉

Detalle de bienvenida al Iberostar Marbella Coral Beach

Detalle de bienvenida al Iberostar Marbella Coral Beach

 

Iberostar Marbella Coral Beach: lo que menos me gustó

* Carencia de enchufes “libres” en la habitación; para cargar baterías y gadgets había que desenchufar las lamparillas de noche o cualquier otra cosa.

* Las tumbonas gratuitas de la piscina son ocupadas desde primera hora de la mañana por gente que deja en ellas sus toallas y se van a desayunar, al spa o a cualquier otro sitio.

Piscina principal del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

Piscina principal del hotel Iberostar Marbella Coral Beach

* El precio, elevado. Si bien puedes reservar una habitación doble básica en el Iberostar Marbella Coral Beach desde 122€ la noche (alojamiento y desayuno), cualquier gasto “extra” se paga con creces (por ejemplo, un botellín de agua 3€, tumbonas en el beach club 10€).

* La situación: a pesar de estar en la llamada Milla de Oro marbellí, está “en medio de la nada”, lo cual requiere moverse en coche (aunque hay una parada de taxis frente al hotel, y también puedes ir paseando -1,5 Km- hasta llegar a Puerto Banús).

 

Esta review independiente ha sido promovida por

 

Qué hacer en unas vacaciones en Marbella

En tus vacaciones en Marbella no puedes perderte:

* Recorrer el casco histórico de Marbella.

* Dar un paseo por Puerto Banús, el lugar más lujoso de la Costa del Sol, viendo los escaparates de las tiendas de importantes diseñadores internacionales, o los impresionantes yates de los magnates rusos o jeques árabes.

Lujosos yates en Puerto Banús

Lujosos yates en Puerto Banús

* Pasar un día en Málaga visitando la alcazaba, el teatro romano, el museo Picasso, la catedral y el castillo de Gibralfaro. No te pierdas tomar algo en El Pimpi, su taberna más famosa, y dar un paseo por la comercial Calle Marqués de Larios.

* En cuanto a excursiones por la provincia de Málaga, no dejes de visitar Ronda (ciudad milenaria enclavada en plena serranía), Mijas y sus emblemáticos “burro taxis”, Nerja (el pueblo de Verano Azul), y Frigiliana (uno de los pueblos blancos más bonitos de la Costa del Sol).

Mijas, pueblo blanco de la Costa del Sol

Mijas, pueblo famoso por sus burros taxi