La juderia de Cordoba, luz y silencio

Esta zona recibe el nombre de Judería por haber sido, entre los siglos X y XV, el barrio en el que vivían los judíos que llegaron hasta España. Situada al noroeste de la Mezquita Catedral, entre las calles Deanes, Manríquez, Tomás Conde, Judíos, Almanzor y Romero, este lugar es uno de los de mayor importancia de Córdoba, con la tradición y el sabor de la historia que se mantienen en el aire. ¿Piensas perdértela? Busca un hotel en Córdoba para conocer los encantos de esta fantástica ciudad.
Probablemente la judería es una de las zonas más visitadas por los turistas (junto con la Mezquita de Córdoba), con lugares que son de visita obligada, como la Sinagoga, el Zoco Municipal o el Museo Taurino, entre otros muchos.

Convivencia de religiones y culturas

Y es que Córdoba puede presumir de ser una de las ciudades españolas que ha conseguido aunar culturas y religiones completamente opuestas, sacando partido a lo mejor de cada una. Córdoba disfrutó de una época llena de esplendor cuando estos tres pueblos (el cristiano, el judío y el musulmán) convivían pacíficamente como un ejemplo de tolerancia entre culturas y religiones.

Tea-shop
Con tres lenguas diferentes, la convivencia siempre ha sido sencilla. Todos han intentado entenderse y coexistir para vivir en armonía sin buscarse problemas los unos con los otros. Algo de lo que deberían aprender muchos de los países en la actualidad.
Pasear por la Judería es una de las experiencias culturales más ricas que podemos disfrutar en Córdoba. En la Calle de los Judíos podremos ver una hermosa estatua en bronce en honor a Maimónides, un gran filósofo y médico judío cordobés.

maimónides en Cordoba
Este hombre se dedicó a buscar la única verdad del sentido de la vida, experimentando el camino del conocimiento, la razón que permite a los hombres crecer como individuos. Maimónides no tenía fe en las religiones, o al menos en el fanatismo, que coarta la libertad de pensamiento y de acción de los seres humanos. El respeto al resto de individuos era su máxima.

Cultura en cada rincón

Judíos y árabes alcanzaron una convivencia y armonía gracias a su inteligencia, ya que el pueblo judío estaba gobernado por islamistas. Cuatro siglos de hegemonía Omeya, hicieron crecer la cultura, el arte y el comercio, convirtiendo lo que en aquella época se conocía como Al-Andalus, el país el más culto de Europa.

Juderia, Cordoba
Durante el siglo X, Córdoba se convirtió en el centro económico y cultural de Occidente y en un ejemplo de convivencia entre diferentes religiones, judíos, cristianos y musulmanes, que no hicieron otra cosa que aprender unos de otros.

 NOTA: Éste es un post invitado