Visita a la Casona de Reinosa, en Cantabria

La Casona es la construcción más importante de arquitectura civil en Reinosa (Cantabria) y está declarada Monumento Histórico desde 1982. Se encuentra situada en la Avenida Puente Carlos III, antiguo Camino Real que atravesaba la villa. También es conocida como la “Casa de la Niña de Oro” porque, según una leyenda, su propietario hizo una promesa a la Virgen de Montesclaros ofreciéndole el peso de su hija en oro si la curaba de una enfermedad.

La Casona de Reinosa

La Casona fue construida en el año 1.778 como palacio residencial de Luis de los Ríos Velasco, y proyectado por el arquitecto Carlos Gandarillas. Inicialmente el edificio tenía tres plantas de altura, pero en la reforma realizada por el arquitecto José F. de Peterrade en el año 1.830 se le añadió una planta más. Está construida en piedra de sillería y mampostería enfoscada en blanco. La simétrica fachada está dividida en cinco calles delimitadas por grandes pilastras. Las múltiples ventanas y balcones están están cubiertos por rejas de hierro forjado. La puerta de acceso es adintelada y está flanqueada por columnas dóricas; sobre ella se alza el balcón central, rematado en un frontón partido con el escudo familiar.
La Casona o Casa de la Niña de Oro
Las diversas dependencias del interior se articulan a ambos lados de un largo pasillo central. Destaca en la planta baja un banco de obra cubierto de azulejos en los que se representa a la Virgen.
Interior de La Casona de Reinosa
La Casona fue restaurada en torno a 1980 según proyecto del arquitecto Fernando Gutiérrez Polanco. Actualmente es propiedad del Ayuntamiento, y alberga en su planta baja la oficina de turismo y una sala de exposiciones, y en la primera un salón de actos y la sección de adultos de la Biblioteca Sánchez Díaz.