Excursión a los Monasterios de Meteora (Grecia)

Estuve de vacaciones en Grecia en el año 2003, y gracias a mi ‘diario de viajes’ puedo recordar y comentaros algo sobre la visita a los Monasterios de Meteora. Para mí, fue lo más bonito y espectacular de todo el viaje, junto con las islas (la verdad es que el resto del país me horrorizó, con tanta ruina).
Monasterio Meteora, by Tigletpilezar
La excursión hacia los Monasterios partía de la ciudad de Kalambaka, donde habíamos pernoctado la noche anterior. Salimos en bus a primera hora de la mañana, haciendo un alto en el camino para ver las impresionantes rocas de más de 400 metros de altura que se elevan sobre el valle de Tesalia, son de color grisáceo; en ellas hay varias cuevas, y están coronadas por los monasterios.

Valle de Tesalia, by Fingalo

Nos contaron el origen y formación de estas montañas: en épocas prehistóricas el mar cubría todo este valle y con el transcurso de los años el nivel del mar fue bajando y retirándose; las rocas son producto del depósito de sedimentos, junto con la acción de la erosión.
A lo lejos, vemos que una de estas rocas está cubierta de pañuelos rojos. El significado proviene de una tradición: las mujeres griegas tejen los deseos del próximo año en esos pañuelos de color rojo, y los hombres los llevan escalando hacia una capilla que hay en este lugar.

La infernal subida merece la pena

Proseguimos hacia el Monasterio ‘Gran Meteoro’, que es el más grande de todos. Antiguamente, había 24 monasterios, pero hoy sólo se conservan 6 de ellos. Los monjes, que aún perduran y vimos por el interior del monasterio durante la visita, ataviados con curiosos trajes, no pertenecen a ninguna orden religiosa, cada monasterio tiene sus propias normas, aunque son ortodoxos.
Monasterio Gran Meteoro, by Neil Carey
El autobús nos deja en una zona de aparcamiento, hay que proseguir a pie por una cuesta muy empinada que se transforma en un sinfín e interminable camino de escalones; llegamos agotados a la cima, donde está la entrada al monasterio (que cuesta 2€).
Es obligatorio que las mujeres lleven una peculiar y falda larga hasta los pies, que nos prestan a la entrada.
La construcción de este monasterio estuvo financiada por un duque que había participado en guerras y que rechazaba seguir haciéndolo. Los monjes eran jóvenes ‘objetores de conciencia’, que emigraban a las montañas huyendo de las guerras; se instalaron en las cuevas como refugio, que consideraban como ‘arcas de salvación’; posteriormente la falta de tranquilidad les hizo subir más y acabaron construyendo estos monasterios en las cimas.
Valle de Tesalia, by Exwhysee

Poco a poco fueron agujereando las rocas y colocando maderas hasta llegar a la cumbre, el acceso se hacía a través de escaleras de madera plegables, que retiraban por la noche (no me imagino hacer esta subida tan impresionante con ese tipo de escalera tan endeble de cuerda con peldaños de madera).
El Gran Meteoro fue fundado en 1336 por un monje procedente del Monte Athos. Una vez dentro del Monasterio, hay una plazuela central desde la que se articulan los distintos lugares a visitar: la cocina, el comedor de los monjes con bancos de madera y atril para la oración, un museo con trajes típicos de la época, inscripciones, armas; en el sótano un osario (impresionante ver calaveras y restos humanos de verdad, en un ambiente totalmente oscuro y lúgubre); la consabida tienda de postales y souvenirs Destaca una gran campana, llamada ‘Talantón’, con la que el abad llamaba a misa.

Monasterio Gran Meteoro, by Erud

La capilla es lo más espectacular, ya que se encuentra totalmente llena de frescos que van desde el techo hasta el suelo, ya que como la gente de la época era analfabeta lo plasmaban todo a través de imágenes. Éstos han de leerse como si fuera un libro: de izquierda a derecha y de arriba abajo. En la antesala se representaba todo tipo de sufrimientos humanos, y sólo están representados hombres, a excepción de una mujer sin atributos, que era una ‘prostituta reconvertida’. Estas imágenes de sufrimiento hacían pensar en dejar lo terrenal y material, y acceder -mediante un escalón- a la iglesia propiamente dicha, hacia lo divino y espiritual.

Pinturas de la iglesia del Gran Meteoro, foto by Erud

Una vez en la Iglesia, en la cúpula está pintada la imagen de Dios, y de forma circular en franjas hacia abajo se van representando varios sucesos de la vida de Cristo. En el penúltimo círculo se representan los apóstoles, y por último se llega al suelo (los hombres).
El altar está oculto mediante una construcción de madera torneada (en la que están representadas las iconografías de Jesús, la Virgen, San Juan y la Santísima Trinidad), con una puerta central por donde entraba el abad a celebrar la eucaristía, con unas cortinillas que lo ocultaban. El significado de ésto era la fe total, suprimiendo la tentación de los sentidos.

Meteora, foto by Dafnell

Con ello, finalizamos la excursión a los monasterios de Meteora, que me pareció de lo más interesante, espectacular y curioso de todo el viaje que realicé a Grecia. La subida mereció la pena 🙂
HORARIO:
-Verano: 9-13h y 15.20-18h
-Invierno: 9-13h y 15-17h
Cerrado martes y miércoles.

ENTRADA: 2€

Dirección: Kalambaka – Kastraki
Kalambaka
Teléfono: +30(4320)22649
Web: Página web