Las moscas de Arroyo

Últimamente se ha escrito mucho sobre moscas y unicornios en León, ha sido la noticia de actualidad del mes. Se trata de una obra escultórica que, tras 10 años de polémica, ha aterrizado en la Plaza de Puerta Castillo de la capital leonesa. Su autor: Eduardo Arroyo, un artista contemporáneo madrileño de ascendencia leonesa, de la comarca de Laciana para más señas, donde vive y tiene su taller. Recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1.982.
La obra de Arroyo, en la Plaza Santo Martino
La curiosa “decoración” que Arroyo ha realizado en Puerta Castillo consta de varios elementos, que han sido sufragados con cargo a una partida de 250.000€ del presupuesto municipal. Hace 4 años realizó una representación simbólica del Dios Eolo, que fue instalada sobre el Arco de la Cárcel, junto a Don Pelayo.
Eolo, en el Arco de la Cárcel
El pasado lunes se completaba el conjunto escultórico con la instalación de:
  • Una gigantesca mosca amarilla de 260 kilos sobre la pared de la antigua iglesia anexa al Instituto Legio VI.
  • Un unicornio de 700 kilos de piedra con cuerno plateado, que luce suspendido -a 3 metros del suelo- de una grúa Palfinger en medio de la Plaza de Santo Martino, frente al Archivo Histórico Provincial.
  • Y 20 moscas atrapadas en una tela de araña, contempladas por 20 máscaras, situadas en un pequeño habitáculo cerrado por cristales: la Celda de Vanitas
El Unicornio de Arroyo, suspendido de una grúa
“Que León juzgue Las Moscas”, decía Arroyo. Pues bien, mi humilde opinión es que esta “obra de arte” contemporáneo es un HORROR, y además de sumo mal gusto (estéticamente hablando). Me resulta espeluznante ver el entorno de la muralla colonizado por unos horripilantes insectos de descomunal tamaño, y la gran grúa que sustenta el supuesto unicornio un completo sin sentido
Las Moscas de la Celda de Vanitas
Me quedo perpleja al leer que Las Moscas reflejan la personalidad del autor (ésto me lo dice todo… una mosca tiene una gran personalidad :S). Dice Arroyo que “la ubicación es idónea” y que “están inspiradas en el valle de Laciana”. Más bien creo que la inspiración simplemente le haya venido tras un paseo nocturno por el Barrio de Santa Marina y por el casco histórico de León, totalmente colonizado por las cucarachas que invaden calles, locales y viviendas sin que a nuestros políticos les importe un pimiento, pero queda “feo” decirlo.
La gran Mosca, junto al Archivo Histórico
Por no hablar de que este conjunto escultórico ha supuesto un auténtico despilfarro de las arcas municipales, y más aún, teniendo en cuenta los tiempos que vivimos y la situación de déficit de nuestro Ayuntamiento. ¿Por qué ahora? Sobra decir que comienza la campaña electoral…
En fin… como desea Arroyo… JUZGAD VOSOTROS MISMOS esta “obra de arte”.