Las murallas de León

Nuestro legado romano

Las murallas de León, de origen romano, fueron inicialmente de madera, concebidas para albergar y defender el campamento militar de la Legio VII”; posteriormente, cuando la población civil se estableció, la muralla se edificó con piedra, de canto rodado y argamasa con muchos sillares grandes.
Murallas de la calle Ramón y Cajal
Rodeaban el primitivo casco de León en un cuadrilátero, que fue rodeado de construcciones. Aún se conservan distintas partes, tanto de las romanas como de las medievales restauradas y modificadas por Alfonso V y Alfonso IX.
El recinto amurallado de León está declarado Monumento Histórico-Artístico. Los distintos fragmentos de muralla que aún podemos ver en distintos puntos de la ciudad son:
-Uno de los tramos mejor conservados es el situado por debajo de la Plaza Mayor, especialmente la torre de los Ponces.
– Si cruzamos la C/ Ancha por la parte inferior de la Catedral encontramos la Avenida de los Cubos (recibe este nombre por los grandes cubos semicirculares que tiene), donde hay un gran tramo de muralla que llega hasta el Arco de la cárcel. Es curioso, porque la muralla en muchos casos queda totalmente integrada en las casas y construcciones posteriores.
– Otro tramo bastante largo y bien conservado es el que hay en la Avenida Ramón y Cajal partiendo de la torre de San Isidoro. También tiene grandes cubos circulares, y como la calle es bastante recta y ancha se aprecia perfectamente toda su extensión y forma, obteniéndose una visión global de lo que fue esta muralla.
– Pero el trozo de muralla que más me gusta es el que recorre la Avenida Independencia, (frente al edificio de correos y el teatro Emperador), y por su parte trasera la peatonal C/ La Rúa. Entre ambas calles se han construido recientemente varios edificios, a modo de urbanización privada, respetando el trazado amurallado, que ha quedado francamente bonito (me encantaría tener un pisito ahí, je je). Esta muralla está rematada por su parte superior en forma de pico.
Desde el año pasado puede hacerse un recorrido auto-guiado por la muralla y el casco antiguo, ya que el Ayuntamiento ha creado la “Ruta del León romano”, compuesta por 8 atriles con explicaciones de los asentamientos romanos en la ciudad, y los hallazgos encontrados en las excavaciones realizadas, repartidos por distintos puntos del casco histórico.
No dejéis de dar una vuelta y de ver los distintos tramos de la muralla romana de León.