El barrio de Vegueta y la playa de Las Palmas

Continúo el relato del tercer día del minubetrip 7 días 7 islas en la isla de Gran Canaria, en el que hicimos un recorrido turístico por la capital, Las Palmas de Gran Canaria, conociendo sus dos barrios más importantes: Vegueta (el burgués) y Triana (el comercial y marinero, que os relaté en mi anterior entrada).

Barrio de Vegueta

Qué ver en el barrio de Vegueta

El distrito de Vegueta es el más antiguo de Las Palmas, está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y aglutina una importante herencia histórica y cultural. Nos adentramos en el barrio bordeando el tradicional Mercado de Vegueta, frente al que se encuentra el Teatro Pérez Galdós y su Casa Museo.

Mercado de Vegueta

Lo primero que visitamos fue el lugar donde Juan Rejón fundó el Real de las Palmas al otro lado del barranco de Guiniguada un 24 Junio de 1478, hecho que se conmemora con tres palmeras que se plantaron en la Plaza de San Antonio Abad. En esta plaza hay una pequeña ermita del siglo XV, donde estuvo inicialmente la Catedral de Canarias. Una placa en su fachada indica que en ella oró Cristóbal Colón antes de partir hacia América.

Lugar donde se fundó el Real de Las Palmas

Junto a este emplazamiento se halla el restaurante Cho Zacarías, donde comimos realmente bien (tacos de queso frito con confitura de tomate, tostas de micuit con confitura de piña, crepes de verduras y langostinos, surtido de croquetas, escalopines de cherne al hinojo con cebollas fritas, etc). Es uno de los restaurantes más selectos de la ciudad, galardonado con el Premio Vip Gourmand, que ofrece una cocina vasco francesa con toques de fusión y de autor, además de una amplia y surtida bodega.

Tacos de queso frito con mermelada de tomate (Cho Zacarías)

Tras la comida proseguimos nuestra visita por Vegueta, llegando a la plaza más singular y castiza del barrio: la Plaza del Pilar Nuevo, con su pavimento empedrado, y un pilar de cantería en el centro (que da nombre a la plaza), levantado en el siglo XVIII para dotar de suministro de agua a la población.

Plaza del Pilar Nuevo

Las casas, de estilo colonial, muestran una arquitectura típica canaria, pero destacan especialmente dos edificios: la fachada posterior de la Catedral de Santa Ana y la Casa Museo de Colón, uno de los edificios más bonitos de Las Palmas. Sus puertas ornamentadas, los hermosos balcones de rejas, sus grandes patios y techos esculpidos en madera representan los numerosos aspectos de la arquitectura isleña. Este palacio fue la residencia de los primeros gobernadores de la isla, el lugar de nacimiento del tenor Alfredo Kraus, y se dice que el propio Cristóbal Colón se hospedó en ella en 1492 mientras uno de sus barcos estaba siendo reparado (de ahí su nombre). Desde 1952 alberga un museo con 13 salas donde conocer la historia de Canarias y sus relaciones con América.

Casa Museo de Colón

Bordeando la Catedral hallamos otra pequeña plazoleta con el Monumento al compositor Néstor Álamo y la Casa de los Hidalgos, con una preciosa portada de cantería de estilo gótico.

Casa de los Hidalgos

Llegamos al corazón del barrio: la Plaza de Santa Ana, la primera Plaza Mayor planificada en España (siglo XVI) como centro administrativo y religioso. Una gran plaza rectangular peatonal rodeada de palmeras en la que llaman la atención una serie de figuras de bronce instaladas frente a la Catedral a finales del siglo XIX: el dogo canario o perro de presa canario, considerado un símbolo de la isla de Gran Canaria.

Dogo canario, en la Plaza Santa Ana

En la Plaza de Santa Ana se encuentran la Catedral, las Casas Consistoriales, el Obispado, la Casa Regental, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias y el Archivo Histórico Provincial. Sus edificios mezclan diferentes estilos, desde el gótico tardío hasta el modernismo, pasando por el renacentista y el neoclásico.

Plaza de Santa Ana

La Catedral de Santa Ana fue la primera iglesia de Canarias, construida por orden de los Reyes Católicos en 1478, aunque tardó 4 siglos en construirse. Por ello pueden verse varios estilos arquitectónicos: gótico, renacentista y neoclásico. Para construir su fachada neoclásica se utilizó piedra volcánica procedente del arrecife de la Playa de las Canteras.

Catedral de Canarias, dedicada a Santa Ana

Tiene dos torres gemelas, y se puede subir a una de ellas mediante un ascensor; desde lo alto hay unas maravillosas vistas de la ciudad y del puerto. En el ala sur se encuentra el Patio de los Naranjos, desde donde se accede al Museo Diocesano de Arte Sacro.

Catedral y patio de los naranjos

Playas de Las Palmas de Gran Canaria

Pero no todo en Las Palmas es historia o frenética actividad; la ciudad posee varios kilómetros de playas que permiten disfrutar de la bonanza de su clima. Visitamos la principal y más turística: la Playa de Las Canteras. 3 Km de arena fina y dorada acompañados de un agradable paseo marítimo con todo tipo de servicios (hoteles, restaurantes, bares y terrazas), con el Auditorio Alfredo Kraus en uno de sus extremos. Está protegida por un arrecife de origen volcánico y recibe este nombre porque de él se extrajo la piedra que sirvió para construir la actual Catedral.

Playa de Las Canteras

La Bahía de El Confital presume de tener la mejor ola derecha de Europa para la práctica del surf. Otras playas de la capital de Gran Canaria son: la Playa de Las Lajas, de arena negra donde se practica el surf y la pesca (ubicada en la salida sur de la ciudad) y la Playa de Las Alcaravaneras, donde se suelen practicar deportes náuticos y vela (entre dos clubes náuticos de la ciudad).
Paseo marítimo de Las Canteras


Esa noche nos alojamos en el Gloria Palace San Agustín Thalasso Hotel , un hotel de 4 estrellas situado en la zona de San Agustín, en la zona turística del sur de Gran Canaria. El hotel tiene 348 habitaciones dobles, 86 Suites Familiares y 14 Junior Suites, 3 piscinas exteriores, parque infantil, zonas verdes, canchas deportivas, varios restaurantes y bares, y hasta una zona delimitada e independiente para naturistas.

Hotel Gloria Palace San Agustín

Su centro de talasoterapia (7000 m2) fue el mayor y más moderno centro de talasoterapia de la isla y de Europa en el momento de su inauguración, en 1988, aunque no tuvimos oportunidad de probarlo por falta de tiempo.

Terraza Gorbea

Lo que sí pudimos disfrutar (y nos encantó) fue su terraza chill out, situada en la última planta del edificio principal, con unas vistas espectaculares del complejo y de la costa de Maspalomas. Allí tomamos una copa y cenamos en el Restaurante Gorbea, un restaurante a la carta especializado en cocina vasca con un toque de autor. El menú degustación fue espectacular.

Uno de los platos del menú degustación del restaurante Gorbea
No quiero terminar el relato del día de hoy sin mencionar una curiosidad que aprendí sobre Gran Canaria: a los turistas extranjeros se les llama “Johnnys” en vez de “guiris”, debido al asentamiento de los británicos desde el siglo XIX atraídos por la estratégica posición de Gran Canaria (en un punto intermedio que les serviría de escala para sus incursiones comerciales al continente africano). Ello tuvo una importancia decisiva para el desarrollo económico, social y cultural de la isla.