Menú Veinte Once en Paradores

Bajo el eslogan “Cocina cercana y de siempre”, Paradores estrena su Menú Veinte Once, una peculiar iniciativa gastronómica que se presentó ayer en los distintos Paradores de España, entre ellos el Parador de San Marcos de León al que tuve el placer de asistir.
Almanaque culinario del Menú Veinte Once -2011- de Paradores
El nombre tiene doble “truco”: el precio del menú es de veinte euros con once céntimos (20,11€) durante el año 2011. El eslogan también tiene su razón de ser: un menú basado en platos de la cocina tradicional de las diferentes regiones de España, elaborados con productos ecológicos, que serán diferentes en función de la temporada. Cada establecimiento elaborará su propio menú, en función de esta premisas. En el Hostal de San Marcos se presentaron los menús de primavera de los Paradores que hay en la provincia y alrededores: León capital, Villafranca del Bierzo, Benavente y Puebla de Sanabria.
Presentación del Menú 20.11 en el Parador de San Marcos de León
Me confieso una enamorada de Paradores, así que me encanta la idea, sobre todo después de haber degustado las exquisiteces que nos ofrecieron a los asistentes: crema de patata con crujiente de cecina, morcilla de León, compota de manzana Reineta con buñuelo de chorizo, rosquillas de San Froilán, lomos de atún con piperada de hortalizas de los Valles de Benavente, cecina leonesa, con tostas rollitos de trucha marinada rellenos de queso de cabra, fondue de chocolate Santocildes de Astorga, caballa confitada sobre fritada de pimientos del Bierzo, pollo de corral encebollado con pasas, empedrado de arroz y bacalao, compota de higos, etc. Cada tapa estaba ¡a cual más rica! y la mayoría de ellas las estaban elaborando in situ. Tampoco faltó una variada selección de vinos.
Una de las tapas degustación del Menú 20.11
El montaje me pareció espectacular y la verdad, es que el escenario para esta presentación no podía ser mejor: el magnífico Claustro de San Marcos. Consistió en una exposición- a modo de mercado de abastos- de los productos típicos de cada zona, así como una exhibición de cetrería y de objetos etnográficos (aperos de labranza, caza y pesca, pucheros de barro y cobre, reproducción de una tahona, etc).
Productos ecológicos y de temporada. “Cocina cercana y de siempre”
La verdad es que no me esperaba algo tan vistoso. ¡Chapó para Paradores!