Tapas y marcha nocturna en Malaga

DIA 8 DE OCTUBRE, VIERNES:

Comienza el minubetrip por la Costa del Sol. Salimos a las 18.30h en AVE hacia Málaga, pero nadie sabe el planning del viaje ¡¡es… sor-pre-saaa!!. Un rato antes comenzamos a llegar a la estación de Atocha los viajeros minuberos ¡qué nervios! a algunos los conocía (los menos), pero a la mayoría no, aunque rápidamente nos auto-presentamos y vamos poniendo cara a todos aquellos autores de rincones que tantas veces leemos y consultamos. Resulta gracioso, y parece que nos conociéramos de toda la vida.

Hotel AC Málaga

Llegamos a Málaga sobre las 21h, donde nos esperan María, Manolo, Ángeles, Álvaro y Juan Carlos, del Patronato de Turismo y nos llevan al hotelazo AC Málaga Palacio, en el puritito centro de la city. Estoy en el piso 12º, la habitación es una pasada y tiene unas vistas alucinantes del puerto. Además, me encuentro una grata sorpresa: una tarjeta personalizada del director del hotel agradeciendo mi estancia, con unos presentes, tanto del hotel como del patronato (joe, qué lujazo!). En unos minutos nos reunimos en la súper terraza del piso 15º para tomar un aperitivo (con piscinita, bar chill out… lástima que el tiempo no acompaña), desde donde hay unas vistas alucinantes del Puerto.

Puerto de Málaga

Una vez entonados y presentados todos, da comienzo una noche maratoniana por el centro de Málaga: primero unas tapitas en La Reserva 12 (que yo pensé que ya era la cena), luego otras en la Bodega El Pimpi (uno de los lugares con más solera y prestigio de la ciudad). ¡Que viva el tinto de verano! (aún en Octubre, jeje). De camino entre uno y otro tenemos oportunidad de ver, la Catedral, la Alcazaba y el Teatro romano con iluminación nocturna.

Tapas de El Pimpi

Tras haber llenado el estómago, ¡vámonos de marcha! Nos llevaron a tres lugares emblemáticos de la noche malagueña: el Pub Toulouse, la Taberna Flamenca Amargo (un sitio muy pintoresco, con actuaciones de flamenco en directo, y una decoración entre flamenca y semana-santera), y la Discoteca Liceo (para mi gusto, el mejor local de los tres).

Pub Amargo

Entre pitos y flautas, son más las 4 de la madrugada, así que nos batimos de retirada, que mañana hay que madrugar. (Reflexión con la almohada: parece gente de lo más majo y hay muy buena onda, me parece que me lo voy a pasar pipa!)

Siguiente artículo: mi valoración de este minubetrip.
Volver al Índice