12 paraísos escondidos del Caribe para quedarse

Existen muchos “Caribes”, y no todos tienen que ver con esas postales tentadoras que muestran hoteles a pie de playa y grandes resorts con “pulserita” en los que dejar atrás cualquier preocupación. Aquí tienes una pequeña muestra de algunos de esos paraísos escondidos del Caribe de los que no querrás volver.

Mahahual, Costa Maya mexicana

Mahahual es uno de los paraísos escondidos del Caribe mexicano

 

1. Laguna Bacalar, paraíso escondido del Caribe mexicano

La costa maya mexicana esconde el primero de estos paraísos escondidos caribeños: la Laguna Bacalar. También la llaman la laguna de los siete colores porque la tonalidad de sus aguas está llena de matices que van desde azul intenso y misterioso, hasta el verde o el turquesa.

Laguna de los Siete Colores, Bacalar, México

Laguna Bacalar o de los Siete Colores

La inmensa extensión de agua que forma la laguna es el gran tesoro oculto de Bacalar, una pequeña población situada al sur del estado de Quintana Roo, a unos 40 kilómetros de su capital, Chetumal.

La exuberante vegetación, que parece envolver la laguna Bacalar, es otro de sus atractivos. Manglares, densos bosques tropicales, aves exóticas y distintas especies de animales hacen de este lugar un rincón muy especial. En las orillas, encontrarás pequeños hoteles y villas con cabañas rústicas o bungalows ecológicos pensados para que disfrutes en contacto con la naturaleza. Las aguas poco profundas de la laguna son perfectas para el snorkel y los paseos en kayak.

Bungalows ecológicos en Laguna Bacalar, México

Bungalows ecológicos en Laguna Bacalar

No dejes de darte un baño y snorkelear en el Cenote de la Bruja, un profundo y pequeño lago (más de 90 metros de profundidad) cuyo azul oscuro, casi negro, contrasta con el azul turquesa de la propia laguna.

Cenote de la Bruja en Laguna Bacalar, México

Haciendo snorkel en el Cenote de la Bruja

 

2. Dark View Falls (Saint Vincent y Granadinas)

La isla de Saint Vincent, en el archipiélago de Las Granadinas, es Caribe en estado puro y su silueta montañosa, emergiendo del mar, resulta fascinante (¿sabías que fue el escenario de rodaje de “Piratas del Caribe”? Te lo cuento aquí).

Caribe en estado puro en la isla de Saint Vincent

Caribe en estado puro en la isla de Saint Vincent

Por supuesto, en St. Vincent encontrarás playas maravillosas protegidas por arrecifes coralinos, pero uno de los paraísos que guarda la isla en su interior son los saltos de agua de las Dark View Falls. Si pasas unos días en Saint Vincent no renuncies a este espectáculo de la naturaleza.

Dark View Falls, St. Vincent y Granadinas

Puente de bambú para llegar a Dark View Falls

Para verlas tendrás que atravesar el puente de bambú que cruza el río Richmond (totalmente “a lo Indiana Jones”) y desde aquí ascender, abriéndote paso entre la tupida vegetación, hasta llegar a las cascadas Dark View. La más grande y espectacular forma en su caída unas fantásticas piscinas naturales donde bañarte, descansar y sin duda sentir que acabas de descubrir un pequeño paraíso caribeño.

Dark View Falls, Saint Vincent y Granadinas

Dark View Falls

 

3. Parque nacional Grand Etang (Grenada)

Al sur de Las Granadinas y cerca de las costas venezolanas está la isla de Granada (o Grenada), en el archipiélago de Barlovento. Es famosa por su zona de playas paradisíacas (la Petite Martinique) y por las plantaciones de nuez moscada. Si la visitas, no dejes pasar la oportunidad de descubrir su sorprendente interior.

Lago del Parque nacional Grand Etang, Grenada

Lago de origen volcánico en el Parque nacional Grand Etang

Casi en el centro geográfico de la isla tienes el parque nacional Grand Etang, con su lago de origen volcánico envuelto por una fascinante reserva natural de bosques tropicales. Te esperan árboles “gigantes”, ecosistemas con flora y fauna que cambia a medida que ganas altura, la tranquilidad del lago milenario y sorprendentes saltos de agua como las Concord Falls, la Cascada de las Siete Hermanas o la Catarata Annadale… el Caribe más exótico y menos explorado a tu alcance.

Cascada de las Siete Hermanas, Grenada

Cascada de las Siete Hermanas

 

4. Dunn’s River, una playa entre cascadas en Jamaica

Es una de las islas más grandes del Caribe y, pese a que se ha convertido en parada imprescindible de numerosos cruceros, sigue conservando su espíritu alegre y tranquilo (¡don’t worry, be happy!). Jamaica tiene lugares donde la naturaleza sigue asombrando. Uno de ellos es esta playa idílica, aunque no muy grande: Dunn’s River.

Playa Dunn's River, Jamaica

Playa Dunn’s River

Lo que hace especial a la Playa Dunn’s River es que en ella desemboca directamente el río Dunns en forma de espectaculares cascadas. El río desciende en suave pendiente desde más de 180 metros y no hay quien se resiste a “escalar” por la cascada entre rocas “amigables” y pequeños saltos de agua (mejor en grupo, con guía y, por supuesto con calzado adecuado; te lo cuento en este artículo sobre qué hacer en Jamaica en un día).

Cataratas Dunn's River, Jamaica

Cataratas Dunn’s River

 

5. Cascade aux Ecrevisses (Parque Nacional de Guadalupe)

La Cascade aux Ecrevisses (“cascada de los caracoles”) es una de esas pequeñas y encantadoras cascadas “de película” que forma una piscina natural en un claro en plena selva. Se encuentra en la isla de Guadalupe, en las Pequeñas Antillas Francesas. En realidad, son dos islas (Basse – Terre y Grande Terre), separadas por un mínimo brazo de mar y unidas por dos puentes. Juntas parecen formar la silueta de una mariposa que sobrevuela el Caribe.

Cascade aux Ecrevisses, Guadalupe

Cascade aux Ecrevisses

El Parque Nacional de Guadalupe, en el corazón de Basse Terre, es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Recorrer sus senderos (muy bien acondicionados) es una manera de descubrir la belleza de los paisajes y la biodiversidad excepcional de la selva tropical.

Parque Nacional de Guadalupe

Parque Nacional de Guadalupe

 

6. Sulfur Springs y volcán Soufriere (Santa Lucía)

Éste es un buen ejemplo de las distintas caras de El Caribe. El Sulfur Springs Park es un lugar sorprendente en la hermosa isla de Santa Lucía, al sur de La Martinica. Conocida como la “joya verde” caribeña por su exuberante vegetación tropical y sus agrestes montes (Les Pitons), en Santa Lucía no solo encontrarás playas de ensueño sino parajes que parecen de otro planeta.

Les Pitons, Santa Lucía

Les Pitons, símbolo de la isla de Santa Lucía

El Parque Natural Sulfur Springs comprende el cráter del volcán Soufriere, con su paisaje humeante de charcas burbujeantes de aguas sulfuradas y geiseres de agua hirviendo que surgen de forma improvisada. Es el área geotermal más activa y de temperaturas más elevadas de las Antillas y verlo es un espectáculo fascinante. También tienes zonas de baño, donde aprovechar los beneficios de estas aguas y sus lodos, ricos en minerales. Sin duda, un Caribe diferente.

Sulfur Springs y cráter del volcán Soufriere, Santa Lucía

Sulfur Springs, el cráter del volcán Soufriere

 

7. Baths National Park, un paraíso escondido en Virgin Gorda

Que el Caribe está plagado de playas maravillosas en las que te encantaría perderte, queda claro, pero ésta, incluida en el espacio del Baths National Park, es muy especial y ofrece un paisaje único. Se encuentra muy cerca de la isla de Tórtola, una de las más extensas de las Islas Vírgenes Británicas. Para llegar a Virgin Gorda deberás tomar un ferry desde Tórtola, y para adentrarte en el parque natural de Baths, un autobús “descapotable”.

Stone Bay, en Baths National Park, Virgin Gorda

Stone Bay, en Baths National Park

Una vez en Baths verás grandes bloques de granito que contrastan con la arena blanca, creando formas extrañas, pequeños laberintos en piedra, grutas y cavernas que encierran piscinas naturales de agua cristalina. Explorar las grutas entre chapuzón y chapuzón y hacer una caminata hasta llegar a Devil’s Bay y Stone Bay, contemplando este extraordinario capricho de la naturaleza, hará que sientas que has encontrado tu particular paraíso caribeño.

Senderos en el Parque Nacional Baths de Virgin Gorda

Senderos en el Parque Nacional Baths de Virgin Gorda

 

8. Seven Mile (Gran Caimán), de las mejores playas del Caribe

No falta en las listas de las mejores playas del Caribe (y del mundo) y le sobran atractivos para estar entre las “top”. Más de nueve kilómetros de fina arena y un mar turquesa irresistible son la postal perfecta para unas vacaciones descansando bajo el cálido sol caribeño.

Playa Seven Mile, Gran Caimán

Seven Mile, una de las mejores playas del Caribe

Los hoteles y lujosos resorts salpican el paseo a orillas de la espectacular playa Seven Mile. Protegida por una barrera de coral, los amantes del snorkel y del submarinismo disfrutarán nadando entre mantas, peces y tortugas marinas. Un paseo a caballo por la arena, contemplando el atardecer, es una de esas imágenes que guardarás en tu retina para siempre.

[Más información: Qué hacer en Gran Caimán en un día (excursión para cruceristas)]

 

9. Parque Nacional Laguna la Restinga (Isla Margarita)

Si el destino de tu viaje al Caribe es Isla Margarita (Venezuela), no dejes de visitar el Parque Nacional Laguna la Restinga, que se sitúa en el istmo que une la propia isla con la península de Macanao (aquí puedes leer la excursión en 4×4 por Macanao). El paisaje resulta fascinante.

Navegando entre manglares por la Laguna La Restinga, Isla Margarita

Navegando entre manglares por la Laguna La Restinga

Las lanchas que parten del “embarcadero del Indio Marín”, en el pequeño puerto de Punta Piedras, te llevarán por los canales que desembocan en la laguna. Los manglares crean impresionantes “túneles vegetales”, a veces estrechos y muy tupidos, y a ratos tranquilos, casi estáticos, dando origen a “espejos” de agua en los que se refleja la propia selva.

Tras el recorrido, llegarás a la playa de La Restinga, inmensa y virgen, aunque con oleaje importante y solo separada de El Caribe por la lengüeta de arena que forma la laguna. Estrellas y caballitos de mar, tortugas, peces de sorprendentes colores… Tierra y mar de la mano en un lugar de singular y exótica belleza en el Caribe venezolano.

Playa de La Restinga, Caribe venezolano

Playa de La Restinga, Caribe venezolano

 

10. Aviones en Maho Beach (Saint Marteen)

La isla de Saint Marteen, en la zona oeste del Caribe, cuenta con más de 30 playas idílicas, pero Maho Beach es realmente particular. La cercanía del aeropuerto internacional Princesa Juliana hace que los aviones sobrevuelen la playa a tan baja altura que realmente parece que puedes “tocarle la barriga” a un boeing.

Aterrizajes de aviones en Maho Beach, St. Marteen

Increíbles aterrizajes de aviones en Maho Beach

Como todas las playas caribeñas, tiene su arena blanca y las aguas de un color turquesa maravilloso, aunque ésta no es precisamente una playa caribeña “de postal”… El mayor atractivo de Maho Beach es ver los enormes aviones que vienen directos a tu hamaca. ¡El susto no te lo quita nadie!. ¿Un paraíso del Caribe?, ¡cuestión de gustos!

 

11. Parque Natural Montagne Pelée y Pitón Le Carbet (Martinica)

Sol espléndido, mar azul de mil tonalidades, playas y calas donde olvidarte de todo, bosques exuberantes… ingredientes que hacen de la Martinica una joya del Caribe. Y es que esta isla sorprende por sus contrastes.

Parque Natural Montagne Pelée y Pitón Le Carbet, Martinica

Parque Natural Montagne Pelée y Pitón Le Carbet

En su interior se eleva la Montagne Pelée, hasta casi los 1.400 metros de altura, y el Pitón Le Carbet, macizo de origen volcánico de parajes únicos. Cascadas, torrentes, barrancos, helechos gigantes… destacan en el paisaje de la selva tropical. Los senderos que recorren este parque natural resultan fascinantes. La “ruta de la Trace” te llevará al corazón de Martinica en un viaje “al centro de la tierra” que no olvidarás. Sin duda, uno de los paraísos escondidos del Caribe a tener en cuenta.

 

12. Isla Saona, paraíso caribeño en República Dominicana

El paraíso caribeño existe, Isla Saona es la prueba. Si vas a República Dominicana, no dejes de hacer una excursión a este lugar de ensueño. La isla forma parte del Parque Natural del Este y ofrece kilómetros de playas de aguas cristalinas, arena finísima y cocoteros que llegan casi hasta la orilla. En este espacio protegido habitan distintas especies de aves migratorias y la riqueza de los fondos marinos hace que sea un verdadero paraíso natural.

Isla Saona, un paraíso caribeño

Isla Saona, un paraíso caribeño

En tu excursión a Isla Saona no dejes de visitar el poblado de Mano Juan, uno de los pocos enclaves habitados y acercarte, en barco, a los bancos de arena que se encuentran a 400 metros de la costa y que crean la “piscina más grande del mundo”, una laguna salada dentro del propio mar y con solo un metro de profundidad. Bañarte aquí, entre pequeños peces de colores y estrellas de mar, es una experiencia que solo podría tener lugar en el Caribe más paradisíaco.

Estrellas de mar al alcance de tu mano en Isla Saona

Estrellas de mar al alcance de tu mano en Isla Saona