El Parque Güell, un must de Barcelona

Sin duda, el Parque Güell es uno de los must de Barcelona. Este parque de 17 hectáreas es una de las obras más conocidas del genial arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán, y un remanso de paz donde huir del ruido y ajetreo de la ciudad condal.

Parque Güell de Barcelona

El Parque Güell de Barcelona, Patrimonio de la Humanidad

Fue concebido en un principio como una urbanización de alto standing rodeada de naturaleza, emplazada en las estribaciones de la Sierra de Collserola, aunque el proyecto no llegó a concluirse. Iba a estar formada por 40 casas unifamiliares en un terreno propiedad del rico empresario catalán Eusebi Güell, mecenas de Gaudí. Para potenciar la venta se edificó una vivienda piloto, que hoy constituye la Casa Museo Gaudí.

Gaudí y el modernismo catalán

Gaudí fue el máximo representante del modernismo catalán

En el Park Güell, Gaudí logró una perfecta conjunción entre naturaleza y espiritualidad. El Monte Carmelo fue concebido como un camino de elevación espiritual situando en su cima una capilla (el actual monumento del Calvari), y repoblado con especies mediterráneas autóctonas: pinos, eucaliptos, algarrobos, palmeras, encinas, cipreses, higueras, retama, jara, lavanda, tomillo, magnolias, hiedra, lentisco…

Vegetación mediterránea autóctona en el Parque Güell

Vegetación mediterránea autóctona en el Parque Güell

Lo más característico del Parque Güell es el trecandís, mosaicos de colores formados por trozos de cerámica o de vidrio que se utilizan a modo decorativo. Otra de las características es la curvatura de líneas: no hay ni un solo ángulo recto.

Columnas inclinadas del Parque Güell

Todas las columnas del Parque Güell están inclinadas

El Park Güell fue declarado Bien de Interés Cultural en 1969, y en 1984 la UNESCO lo inscribió en la Lista del Patrimonio Mundial.

 

Los lugares más emblemáticos del Parque Güell

El emblema del Parque Güell es la salamandra -normalmente confundida con un dragón- recubierta de mosaico que hay en la escalinata de entrada, una escalinata formada por tres fuentes escultóricas en las que se representan los “Países catalanes”.

Escalinata y salamandra del Parque Güell

La salamandra de esta escalinata es el emblema del Parque Güell

Uno de los sitios más espectaculares es la Sala Hipóstila, formada por 86 columnas estriadas que parecen de mármol, de 6 metros de alto y 1,20 m de diámetro. Lo más sorprendente es que –aunque no lo parezca- todas las columnas están inclinadas. Además, estas columnas son en realidad desagües que permiten evacuar el agua de lluvia proveniente de la Plaza de la Naturaleza, situada justo encima.

Sala Hipóstila del Parque Güell

Sala Hipóstila del Parque Güell

El techo de la sala está confeccionado con bóvedas semiesféricas revestidas con trencadís blanco, en el que se pueden ver cuatro rosetas que representan las estaciones del año, así como soles de 20 puntas y otros dibujos de remolinos y espirales más pequeñas, alusivas al ciclo lunar. Y es que el Park Güell está cargado de simbolismo, tanto político como religioso.

Trecandís de la Sala Hipóstila, Parque Güell

Decoración con trecandís en techos de la Sala Hipóstila

Las Cien Columnas sostienen una gigantesca plaza oval de 3.000 m2 a modo de teatro griego, cuyo borde ondulado simula ser una serpiente y alberga un banco de diseño ergonómico desde el que sentarse a contemplar las espectaculares vistas de la ciudad. Te recomiendo que vayas al atardecer, hay menos gente y una luz ideal para hacer fotos.

Banco mirador en la Plaza de la Naturaleza del Parque Güell

Banco mirador en la Plaza de la Naturaleza del Parque Güell

Gaudí también creó varios viaductos por el parque, para poder transitar incluso con carruajes. Al igual que en el resto del parque, tienen formas curvas. Por ejemplo, en el Viaducto del Algarrobo las columnas tienen forma de ola.

Viaductos del Parque Güell

Viaductos del Parque Güell

 

Consejos para visitar el Parque Güell

La entrada cuesta entre 7 y 8€ pero dadas las grandes colas de visitantes que se forman a la entrada cada día, te recomiendo compres tu entrada anticipadamente por internet.

También puedes visitarlo gratis: en invierno el primer domingo de cada mes, y en verano los domingos por la tarde. No obstante, es una inversión que merece la pena porque una visita a Barcelona no está completa sin dar un paseo por el Parque Güell.

Aquí puedes descargar una audioguía gratuita en 7 idiomas para llevártela en el móvil o tablet.

Parque Güell de Barcelona

 

¿No te han entrado ganas de ir a Barcelona este verano? Si quieres acercarte unos días de visita, aprovecha para quedarte en algún hotel de la cadena HCC Hoteles. Cuentan con 7 hoteles en la ciudad y 2 en las afueras, todos bien ubicados y con un servicio inigualable.

Además del Park Güell, en Barcelona también puedes acercarte a ver la Sagrada Familia, La Pedrera, el Paseo de Gracia, las Ramblas, el barrio gótico, el Palau de la Música Catalana, el parque de la Ciudadela y una infinidad de museos. También puedes aprovechar para ir de compras por el Cuadrado de Oro o conocer los mercados más famosos de Barcelona. Si eres un forofo del Barça, el Camp Nou es un must para tí.