Pub Caño Badillo (León)

Popularmente conocido como “El Caño” este pub tiene dos locales en León, ubicados a escasa distancia uno del otro, en la zona inferior del Barrio Húmedo. Su nombre proviene de la calle donde se ubica el primer local, que fue una auténtica revolución en la marcha leonesa en sus primeros tiempos de existencia. Al cabo de unos años abrieron el Caño2 (Caño Santana), pero ambos pubs tienen ambiente, música y horarios diferentes.

El Caño 1 ocupa lo que fue un restaurante de solera, en los bajos de una casona antigua de piedra, con patio interior hoy reconvertido en terraza de verano. El local es muy grande, con una barra en el centro del mismo, de forma circular que la gente recorre dándole vueltas. Alrededor de la barra es donde se coloca la gente, y es muy gracioso estar de forma estática en una zona del pub y observar a la gente dando vueltas al mismo recorriendo la barra mientras otean si ven gente conocida y demás. En sus primeras épocas era frecuentado por gente digamos… “pija”, pero poco a poco ha ido cambiando (supongo que por el tipo de música que ponen, debe llevarse más el tipo “House” o similar ¿?); ahora hay gente más normal, incluso algún “garrulillo” que otro, aunque siempre ves caras conocidas y los incondicionales de siempre.

Al fondo a la izquierda el local se ensancha un poco haciendo las veces de pista de baile. Frente a los baños se encuentra el patio, abierto en verano, aunque sin música pues al estar al aire libre y haber viviendas en los dos pisos superiores los vecinos han protestado; pero va muy bien para salir a refrescar un poco, ya que en el Caño siempre hay un calor horroroso (es lo peor de todo), sólo hay un pequeño aparato -de tipo doméstico- de aire acondicionado en uno de los extremos del pub. La iluminación es bastante escasa y la música me encanta, prácticamente toda española, pop y rock de los grandes éxitos del momento pero también rememorando otros de los “de toda la vida”.
Los precios, populares, a 5€ la copa de importación; no se cobra entrada y dispone de guardarropía gratuito (aunque no tiene gran capacidad y si vas tarde ya no hay espacio y perchas disponibles). Soy una asidua a este lugar desde su inauguración, la hora de mayor ambiente es hacia las 2.30 o 3 de la madrugada hasta su cierre sobre las 4-4.30h. (aquí en teoría se obliga a cerrar a las 3 de la madrugada, pero éste es de los pocos que aguanta hasta más tarde).

Ante la problemática del cierre de las 3 de la madrugada, los mismos dueños abrieron el Caño-2, al estilo discoteca after-hours. He ido sólo un par de ocasiones (cuando me apetecía seguir de marcha a esas horas, ya que en el Húmedo es el único abierto). No me gusta nada, las paredes totalmente pintadas de color negro (decoradas con pantallas gigantes de televisión), luces láser de azules y rojas que marean y deslumbran, música estridente “chunda-chunda” (como yo digo) a todo volumen… No sé hasta qué hora permanece abierto, porque sólo me he tomado una copa y me he ido a casa. Tiene dos zonas de barra y guarda de seguridad a la puerta, pero no se cobra entrada, aunque las copas son algo más caras que en el 1.

Debo estar mayor para estos trotes, pero me quedo con el Caño-1 (Caño Badillo) de toda la vida.