Puente Castro (León)

El puente leonés del Torio

Puente Castro es en realidad un barrio de León, por el que se entra a la ciudad desde Valladolid, aunque desde hace bastantes años ya no se entra por aquí, pues se construyó un trazado de autovía que discurre paralelamente. Y menos mal, porque el puente es muy estrecho, y el tráfico está regulado por semáforos, por lo que se formaban enormes embotellamientos.

Cruzando el puente hacia León se encuentra a mano derecha el centro de oportunidades del Corte Inglés, y detrás un Carrefour y un Toys R Us. A la izquierda, por detrás de la gasolinera Campsa, se halla el nuevo polígono de viviendas de La Lastra, aún en construcción y paralizado en la actualidad por la dichosa crisis del ladrillo. El centro de la ciudad se encuentra a unos 3 Km, yendo por la Avenida de Madrid.

Los que sí entran a León a través de Puente Castro son los peregrinos, ya que forma parte del Camino de Santiago Francés. Atravesando el puente hay un puesto de la Cruz Roja. Atraviesa el río Torío, y en su zona inferior hay un área de descanso y una zona verde fluvial totalmente acondicionada.

Como curiosidad, mencionar que en este barrio se han realizado excavaciones arqueológicas encontrándose en el Cerro de la Mota (donde había un castillo) un entramado urbano judío, que es único en toda Europa por ser del siglo X.

El puente en sí, que da nombre al barrio, se construyó en piedra en el siglo XVIII sobre los restos de uno anterior de la época romana. En el año 1037 Fernando I dona el enclave a la Iglesia de León, en 1196 la judería de Puente Castro fue arrasada, Alfonso IX lo cede a la Catedral leonesa en 1197 y al parecer el cuerpo de San Isidoro fue depositado en el viejo puente en el 1493. La estructura actual se edifica en 1778. El puente antiguo, de datación medieval, se situaba 50 metros más abajo del actual y fue derruido en 1773. El puente consta de 10 bóvedas de cañón y está elaborado en sillería con tajamares triangulares aguas arriba y circulares aguas abajo. Sus pilares centrales se encuentran sobreelevados. Y en el mismo encontraremos dos parejas de leones con inscripciones conmemorativas.

La verdad es que, a no ser que vivas en el barrio de Puente Castro, o que tengas que reparar tu coche (aquí se localizan la mayoría de concesionarios), no creo que pases por este puente, porque como dije, todo el tráfico está desviado por la autovía del Alto del Portillo, mucho más cómodo. El puente no me parece que tenga nada que ver turísticamente, y el barrio de Puente Castro menos (sólo la iglesia parroquial).