Qué ver y hacer en un fin de semana en León

León es un destino acogedor, con mucho encanto, y perfecto para hacer una escapada de fin de semana. Aquí sobran el coche y las prisas, así que ponte zapatos cómodos para recorrer esta ciudad tan rica en cultura y patrimonio como divertida, descubriendo su historia, sus monumentos, sus plazas y esos barrios donde el tapeo es un arte. A continuación te doy algunas ideas para disfrutar de un fin de semana en León.

Parador de San Marcos, en León

Parador de San Marcos, en León

48 horas en León: día 1

Tienes mucho que hacer en un fin de semana en León y un buen comienzo puede ser la calle Ancha, principal avenida del centro histórico que une la Plaza de la Catedral y la Plaza de Santo Domingo. Es una calle peatonal, siempre animada y lugar imprescindible en la vida cotidiana. Siguiendo la Calle Ancha llegarás a algunos de los puntos de mayor interés de León: la Plaza de Regla, donde todo visitante ha de tomarse una fotografía junto a las letras de “LEÓN”.

Qué hcer en un fin de semana en León

Letras de LEÓN, en la Plaza de Regla

En esta plaza se encuentra la Catedral de Santa María, imponente con sus elegantes torres que apuntan al cielo, su rosetón central y sus arbotantes góticos. La Pulchra leonina está inspirada en la catedral de Reims y su construcción se inició en el siglo XIII finalizándose en el XV. Tómate tu tiempo en contemplar los grupos escultóricos de sus tres fachadas: la Puerta de la Virgen Blanca, la Puerta de San Froilán y la Puerta de la Virgen del Dado, pero no te pierdas su interior (¡a ver si encuentras al topo!).

Catedral de León

Catedral de León, conocida como la Pulchra leonina

Si por fuera la Catedral de León impone, por dentro te dejará sin palabras. Sus cerca de 150 ventanales y rosetones están cubiertos por más de 1.700 m2 de vidrieras, y ver la luz del sol pasando a través de los mil colores de sus cristales es todo un espectáculo. También merece la pena visitar el Claustro y el anexo Museo Catedralicio Diocesano, que reúne pinturas y obras de arte sacro de incalculable valor.

Vidrieras de la Catedral de León

Vidrieras de la Catedral de León

Tras visitar la catedral, puedes dirigirte a la Plaza Mayor, a escasos minutos andando. Es una plaza porticada de estilo castellano en la que destaca el edificio del antiguo consistorio. Los miércoles y sábados por la mañana tiene lugar el tradicional mercado donde encontrar frutas, verduras, ropa, objetos curiosos y por supuesto los embutidos y quesos leoneses. Si tienes oportunidad ¡no faltes!

Plaza Mayor de León

Plaza Mayor de León

Se acerca la hora de comer y estás en el lugar perfecto para tomar un aperitivo de los que no se olvidan. A un paso de la Plaza Mayor está la Plaza de San Martín, corazón del Barrio Húmedo de León y parada más que apetecible en el recorrido por la ciudad. El Barrio Húmedo, con su laberinto de callejuelas encantadoras es, en realidad, la antigua judería. Disfruta perdiéndote por sus calles y plazoletas repletas de bares de tapas. En tu camino encontrarás típicas tascas donde tomar un buen vino de la zona, una cerveza o lo que te apetezca, pero siempre en la buena compañía de las indispensables tapas (¡gratis, “contundentes” y servidas con ración extra de amabilidad!). Morcillas leonesas, cecina y embutidos, croquetas, patatas preparadas de mil y una maneras… ¡genial!

Plaza de San Martín, corazón del Barrio Húmedo

Plaza de San Martín, corazón del Barrio Húmedo

Después de reponer fuerzas ve a la zona baja del barrio Húmedo para descubrir la tradicional Plaza del Grano, quizás la más bonita de León. Tal vez sea el suelo empedrado, la tranquilidad que se respira, la fuente, o la cruz de piedra que la preside, pero esta plaza es uno de los rincones más pintorescos de León en los que merece la pena hacer una parada. En ella está la llamada Iglesia del Mercado, que en realidad es la de Nuestra Señora del Camino, templo románico que forma parte del Camino de Santiago a su paso por la ciudad.

Iglesia del Mercado en la Plaza del Grano de León

Iglesia del Mercado en la Plaza del Grano

Buena opción para continuar el recorrido de tu primer día del fin de semana en León es la calle Rúa (bordea el Barrio Húmedo), que te llevará a la Plaza del Conde donde podrás ver el Palacio del Conde Luna, un palacio fortaleza de estilo gótico, construido en el siglo XIV anexo a la antigua muralla romana. A lo largo de su historia ha tenido diversos usos: Tribunal de la Santa Inquisición, sede del Banco de España, almacén de frutas, e incluso una funeraria, y en el año 1931 fue declarado Monumento Histórico Nacional. No te pierdas la exposición “Raíces. El legado de un Reino”, un recorrido por la historia del Reino de León desde el año 910 hasta el 1230.

Exposición en el Palacio del Conde Luna, León

Exposición “Raíces. El legado de un Reino” en el Palacio del Conde Luna

Tras visitar el imponente palacio, vuelve a la calle Rúa y, en pocos minutos llegarás a la Plaza de San Marcelo, popularmente conocida como la “Plaza de las Palomas” (te imaginarás por qué). Es una de las más populares del centro leonés. El antiguo Ayuntamiento, un elegante edificio del siglo XVI, preside esta plaza. También verás la Iglesia de San Marcelo, en cuyo interior podrás contemplar magníficos retablos y tallas del siglo XVIII.

Antiguo Consistorio de León, en la Plaza de San Marcelo

Antiguo Consistorio de León, en la Plaza de San Marcelo

Da una vuelta disfrutando del ambiente y, escasos metros, encontrarás uno de los monumentos más llamativos de León. Es la Casa de Botines, una de las pocas obras del genial Gaudí que podrás ver fuera de Cataluña.

Casa de Botines, obra de Gaudí en León

Casa de Botines, arquitectura de Gaudí en León

A su lado tienes otro edificio de máximo interés, el Palacio de los Guzmanes, un magnífico ejemplo de palacio renacentista español, hoy sede de la Diputación Provincial de León.

Palacio de los Guzmanes, León

Palacio de los Guzmanes

Casi sin darte cuenta has recorrido gran parte del centro histórico leonés y empieza a caer la noche. Cuando el sol se va y la ciudad se ilumina, León se trasforma en un escenario mágico. Da un paseo por la noche y lo comprobarás. Puedes, por ejemplo, volver a la catedral iluminada y desde la Plaza de Regla tomar la Avenida de Los Cubos. Es uno de los mejores puntos para ver los “cubos” de la antigua muralla que rodeaba la ciudad.

Murallas de León en la Avenida de los Cubos

Murallas de León en la Avenida de los Cubos

A la hora de la cena no dejes de acercarte a la calle Cid, también próxima a la catedral. Aquí se encuentra el Parque del Cid, un bonito jardín, pulmón verde de esta zona conocida como el Barrio Romántico o del Cid. Esta calle y sus aledañas se han convertido en los últimos años en otra de las zonas favoritas del tapeo.

Tapas en el Barrio Romántico o del Cid, León

Contundentes tapas en el Barrio Romántico o del Cid

Fin de semana en León: día 2

Pero tu fin de semana en León aún no ha acabado… En tu segundo día en la ciudad, te espera un itinerario tan atractivo como el primero. En la Plaza de Santo Domingo está el Museo de León, fundamental para conocer la historia de la provincia desde el Paleolítico hasta el siglo XVIII. Restos arqueológicos, escultura, pintura, orfebrería forman parte de las distintas salas.

Museo de León

Museo de León

Tras la visita al museo, sube por la calle Ramón y Cajal (otra de las más importantes de León donde también verás restos de la antigua muralla). Tras unos minutos de agradable paseo llegarás a la Basílica de San Isidoro, Real Colegiata, considerada el conjunto arquitectónico románico más importante de España. En el interior, no dejes de visitar el Panteón Real, donde están enterrados más de 30 reyes y nobles leoneses. Fíjate en los frescos que lo decoran y que han hecho que este lugar se considere la “Capilla Sixtina” del románico.

Basílica y Real Colegiata de San Isidoro, León

Basílica y Real Colegiata de San Isidoro

Durante las noches primaverales y veraniegas (sábados a las 23 y 23.30h) la fachada de San Isidoro se convierte en una inmensa pantalla sobre la que tiene lugar un espectáculo de luz y sonido sobre la historia de León. Y por la parte posterior del monumento, en la plaza de Santo Martino, tienes el Museo Bíblico Oriental con una interesantísima colección de obras de arte y antigüedades relacionadas con los textos bíblicos.

Espectáculo de luz y sonido sobre la Basílica de San Isidoro, León

Proyecciones de la historia de León sobre la Basílica de San Isidoro

Aprovecha para callejear por esta emblemática zona (y tal vez comer algo) para, tras un descanso, dirigirte a la Plaza de San Marcos donde se encuentra el antiguo Convento de San Marcos (actual parador), un espléndido edificio cuya fachada plateresca destaca en la amplia plaza, junto al puente que atraviesa el río Bernesga. Entra (aunque no estés alojado) porque merece la pena ver el claustro y la iglesia (si te apetece, es un lugar perfecto para tomar un café en su terraza con vistas al Bernesga).

Claustro del Parador de San Marcos, León

Claustro del Parador de San Marcos

Detrás del Parador se extiende el León más moderno, la zona conocida como Eras de Renueva. Siguiendo la Avenida de los Reyes Leoneses llegarás al Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), con su arquitectura innovadora, su fachada de mil colores y sus vanguardistas exposiciones, no sin antes pasar por delante del Auditorio de León, punto clave en la vida cultural de la ciudad.

MUSAC, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León

MUSAC, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León

El diseño ultramoderno del Auditorio (Premio Nacional de Arquitectura 2003) junto al MUSAC, crean un contraste tan bonito como sorprendente con el cercano Parador de San Marcos.
Y con ese animado casco antiguo que acabas de recorrer ¡seguro que querrás pasar otro fin de semana en León!