5 lugares a visitar en el Cabo Gata

Hoy viajamos hasta Almería para descubrir una de las joyas naturales de Andalucía: el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Con una extensión de 38.000 hectáreas, a las que se suma una franja marina de 1,6 Km de anchura (12.000 hectáreas), es el primer parque marítimo-terrestre de Andalucía. Además, posee una de las franjas costeras de mayor belleza y riqueza ecológica del Mediterráneo occidental, por lo que ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Vista panorámica del Cabo de Gata, Almería

Vista panorámica del Cabo de Gata (Almería), foto de Pablo Forcén Soler

Sin duda, un lugar mágico del Mediterráneo que tenía muchas ganas de conocer, así que busqué un hotel en Almería y puse rumbo al Cabo de Gata.

Qué ver en el Parque Natural de Cabo de Gata: 5 visitas imprescindibles

Poblado minero de Rodalquilar

Centro neurálgico del Parque Natural, Rodalquilar es un antiguo pueblo minero ya explotado desde la época romana, aunque fue a partir de 1880 cuando vivió el mayor auge de la Fiebre del Oro, donde llegaron a trabajar hasta 1.400 personas.

Ruinas de la Planta Denver en Rodalquilar, por Wikinaut
Ruinas de la Planta Denver en Rodalquilar, por Wikinaut

Puede visitarse el abandonado poblado, y el espectacular paisaje que lo rodea, lleno de socavones y galerías que dejó tras de sí El Dorado Español. El edificio que fuera la antigua sede social de los trabajadores es un Centro de Interpretación e información del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, donde puede verse una exposición acerca de la naturaleza geológica y riqueza mineral de la zona.

En las inmediaciones comienza el sendero que va bordeando el Cerro del Cinto y que recorre la zona de galerías y canteras de la mina, pasando por restos de edificios mineros. También podemos acceder al jardín botánico El Albardinal para conocer las adaptaciones de las plantas que sobreviven en este clima semidesértico y la variedad de especies endémicas del Parque.

Jardín botánico El Albardinal, por Nanosanchez
Jardín botánico El Albardinal, por Nanosanchez

Playa de los Muertos

Considerada por muchos como la más bella del litoral almeriense, la Playa de Los Muertos es un lugar para perderse, una paradisíaca playa virgen llena de contrastes de color: la arena de color blanco, las cristalinas aguas de intenso color azul, y las tonalidades oscuras y violáceas de los cantiles volcánicos.

Playa de los Muertos, por Jsanchezes
Playa de los Muertos, por Jsanchezes

Es una playa muy tranquila, debido a su difícil acceso, pero merece la pena. Para llegar a ella, hay que recorrer a pie 3 Km desde la localidad de Carboneras camino de Mesa Roldán; una vez llegado al aparcamiento hay que recorrer un sendero de piedras hasta llegar a la playa. No dispone de servicios, así que no olvides llevar agua.

Acantilados de Los Escullos

Cabo de Gata-Níjar cuenta con los 50 kilómetros de costa acantilada mejor conservada del litoral mediterráneo europeo. En esta impresionante fachada litoral con abruptos acantilados se suceden magníficas playas naturales, recónditas calas y espectaculares acantilados volcánicos y arrecifales.

Escollos llamados las Sirenas, por B25es
Escollos llamados las Sirenas, por B25es

El sorprendente paisaje de Los Escullos se caracteriza por estar rodeado de acantilados y escolleras (dunas fosilizadas) de originales formas que, debido a la erosión del viento y del agua, producen bloques sobre la arena llamados oolitas. Sobre una de estas dunas fósiles Carlos III mandó levantar el Castillo de San Felipe en el siglo XVIII para defender el litoral de las agresiones berberiscas.

Isleta del Moro

Muy cerca de Los Escullos se emplaza La Isleta del Moro, un pequeño pueblecito pesquero antiguamente frecuentado por árabes y piratas en busca de tesoros. El pueblo está formado por casas blancas asentadas sobre tierra volcánica donde viven gentes sencillas dedicadas desde tiempos inmemoriales a la pesca, aunque ahora más centradas en el turismo.

Islote del Moro, por Wikiumu09
Islote del Moro, por Wikiumu09

No te pierdas las vistas privilegiadas que se obtienen desde el mirador de la Isleta, disfrutar de la playa del Peñón Blanco, y degustar un buen “pescaíto”, recién pescado. En el embarcadero también hallarás varios centros de buceo.

Salinas de Cabo de Gata

No puedes irte de Cabo de Gata sin observar sus características salinas, uno de los mejores ejemplos de sistema de albufera y las únicas que quedan en explotación en Andalucía oriental.

Su localización, en el extremo sudoriental de la Península, confieren a este enclave un importante papel en los movimientos migratorios, albergando una abundante y diversa avifauna acuática, y un excepcional valor geológico y ecológico.

Salinas del Cabo de Gata, por Martyn Thompson
Salinas del Cabo de Gata, por Martyn Thompson

Con aproximadamente 400 hectáreas de extensión, las Salinas de Cabo de Gata se extienden paralelas a la playa, separadas del mar abierto por una barrera arenosa de unos 5 kilómetros de longitud. Junto a la explotación se halla un modesto poblado, con su iglesia y su pequeña escuela, construido a principios del siglo XX para que vivieran las familias de los salineros.