Recorrido por el Palacio de la Aljafería de Zaragoza

En mi anterior viaje a Zaragoza hice una visita express a los principales lugares de interés del centro histórico de la ciudad, pero me faltó tiempo para conocer el Palacio de la Aljafería, algo que pude remediar en esta ocasión. Declarado Patrimonio de la Humanidad por su arte mudéjar, La Aljafería es el único testimonio conservado de un gran edificio islámico de la época de las Taifas.

Palacio de la Aljafería, Patrimonio de la Humanidad

Palacio de la Aljafería, Patrimonio de la Humanidad

El palacio se encuentra algo alejado del centro, pero esta vez no podía perdérmelo! Así que quedé con Xipo en la estación de tren y allí tomamos un autobús urbano que nos dejó en la Calle Diputados, frente a la puerta de acceso al palacio.

La entrada nos costó 5€ por persona (más el autobús), pero si vas a estar visitando Zaragoza todo el día, te sale mucho más económico comprar la Zaragoza Card, que incluye transporte, entradas a los demás monumentos y museos de la ciudad, un recorrido en el autobús turístico, y descuentos en alojamientos, restaurantes, locales de ocio y tiendas.

El Palacio de la Aljafería fue mandado construir por Al-Muqtadir como símbolo del poder alcanzado por la Taifa de Zaragoza en la segunda mitad del siglo XI. Desde entonces ha sufrido numerosas reformas y ampliaciones, si bien aún conserva parte de su primitivo recinto fortificado, reforzado por grandes torreones, entre los que cabe destacar la Torre del Trovador por ser la más antigua del edificio.

Palacio musulman de la Aljaferia, Zaragoza

A lo largo de sus mil años de historia, este edificio ha tenido diferentes usos: alcázar islámico hudí, palacio medieval mudéjar, palacio de los Reyes Católicos, cárceles del Tribunal de La Inquisición, cuartel militar, y finalmente, sede de las Cortes de Aragón.

 

Recorrido fotográfico por el Palacio de la Aljafería

Fruto de las reformas sufridas a lo largo de su historia y de sus distintas ocupaciones, la Aljafería encierra varios palacios en uno, tal y como puede apreciarse a lo largo de la visita:

 

Patio de San Martín

Es el patio de ingreso al alcázar. Corresponde a la ampliación realizada en el siglo XIV por Pedro IV, quien mandó construir la Capilla de San Martín –de estilo gótico-mudéjar- sobre el ángulo noroeste de la muralla. En su fachada puede verse el escudo de armas del rey de Aragón. Fue remodelada en el siglo XVIII.

Patio de San Martin, Palacio de la Aljaferia

Acceso a la Aljafería a través del Patio de San Martín

Capilla de San Martin, Palacio de la Aljaferia

Portada de la Capilla de San Martín

 

Palacio Musulmán del siglo XI

Atravesando un arco de herradura entre dos torreones se accede al Patio de Santa Isabel. En torno al jardín central se distribuían las dependencias de todo el palacio taifal.

Patio de Santa Isabel,  Palacio de la Aljaferia

Patio de Santa Isabel, distribuidor del palacio musulmán

Patio de Santa Isabel, Palacio de la Aljaferia

Un pórtico con grandes arcos lobulados sustentados por capiteles de alabastro y decorados con complejas lacerías y relieves de atauriques realizados en yeso da paso al Salón Dorado o de Mármoles, principal estancia del Palacio.

Arcos del Palacio de la Aljaferia, Zaragoza

Arcos que comunican el Patio de Santa Isabel con el Salón de Mármoles

Arcos del Palacio de la Aljaferia, Zaragoza

Salon Dorado o de Marmoles, Palacio de la Aljaferia

El Salón Dorado o de los Mármoles

Al fondo se encuentra el Oratorio o Mezquita, de falsa planta poligonal. Consta de un mihrab (orientado hacia la Meca) con una magnífica portada de acceso profusamente decorada con relieves vegetales, estucos de yeso y policromías, al estilo de la Mezquita de Córdoba.

Mezquita Palacio de la Aljaferia, Zaragoza

Mezquita u oratorio privado de los reyes musulmanes

 

Palacio Cristiano de los siglos XIV y XV

Tras la Reconquista de Zaragoza por Alfonso I el Batallador en el año 1118, los reyes cristianos quisieron seguir utilizando este bello palacio como residencia real, por lo que realizaron diversas reformas y ampliaciones para adaptarlo a los nuevos usos. En esta etapa mudéjar medieval caben distinguir dos períodos: el mecenazgo regio de Pedro IV de Aragón y la intervención de los Reyes Católicos, si bien el Palacio de Pedro IV prácticamente desapareció tras la reforma realizada por los Reyes Católicos.

Palacio de Pedro IV en la Aljaferia, Zaragoza

Pedro IV mandó decorar este techo con emblemas y escudos del Reino de Aragón

Una noble y monumental escalera de dos tramos iluminada por amplios ventanales de raigambre gótica e influencias mudéjares da acceso al Palacio mandado construir por los Reyes Católicos sobre el ala norte del recinto andalusí.

Escalera del Palacio de los Reyes Catolicos en la Aljaferia

Escalera que da acceso al Palacio de los Reyes Católicos

Techo de la escalera del Palacio de la Aljaferia, Zaragoza

Detalle de la decoración del techo de la escalera

En la planta primera, una galería de grandes ventanales calados con celosías (con vistas al Patio de San Martín) da acceso a dos salones denominados “salas de los pasos perdidos”, donde debían esperar quienes iban a ser recibidos en audiencia por los reyes.

Palacio de los Reyes Catolicos en la Aljaferia

Galería de la planta superior

Pero la sala más impresionante del Palacio de los Reyes Católicos es el Salón del Trono, al que se accede por una magnífica puerta, labrada en yeso endurecido con el escudo de los reyes flanqueado por dos imponentes leones.

Escudo de los Reyes Catolicos en la Puerta del Salon del Trono

Escudo de los Reyes Católicos en la Puerta de acceso al Salón del Trono

De planta rectangular, tiene unas dimensiones muy considerables: 20 metros de longitud por 8 de anchura. Majestuoso y suntuoso, así es el Salón del Trono. Nada más entrar, lo primero que salta a la vista es su techo, cubierto por un magnífico artesonado mudéjar dorado y con profusa decoración.

Salon del Trono, Palacio de la Aljaferia

El majestuoso Salón del Trono de los Reyes Católicos

Lacerías, florones, estrellas de ocho puntas, grandes piñas colgantes, molduras labradas con motivos vegetales y zoomorfos… y un friso que rodea todo el perímetro del salón con una leyenda de caligrafía gótica que hace referencia al año de construcción de este palacio por Fernando II de Aragón.

Artesonado Salon del Trono, Palacio de la Aljaferia

Detalle del artesonado del techo del Salón del Trono

Tampoco hay que dejar pasar el pavimento, solado con azulejos cuadrados y alfardones hexagonales de cerámica vidriada en colores, formando caprichosas cenefas. Este salón aún conserva una muestra de lo que fue el suelo original.

Pavimento del Salon del Trono, Palacio de la Aljaferia

Pavimento original del Salón del Trono

 

Las Cortes de Aragón

Desde 1987 el Palacio de la Aljafería es la sede de las Cortes de Aragón. Por ello, a la hora de planificar tu visita debes tener en cuenta que los jueves durante todo el día y los viernes por la mañana permanece cerrado a las visitas turísticas.

A través de una visita guiada (a las 10.30, 11.30, 12.30, 16.30 y 17.30h) es posible acceder al salón de plenos, y conocer la composición del Parlamento Aragonés así como las principales funciones de las Cortes aragonesas. Nosotros no habíamos contratado esta visita, pero tuvimos la suerte de poder unirnos a un grupo para visitarlo.

Cortes de Aragon en el Palacio de la Aljaferia, Zaragoza

El Palacio de la Aljafería es la sede de las Cortes de Aragón

 
Después de visitar el interior del Palacio de la Aljafería, dimos un paseo por los jardines que rodean el perímetro exterior, para contemplar la belleza de este edificio, convertido en ciudadela amurallada con foso intermedio por Felipe II.

Palacio de la Aljaferia, Zaragoza

 

MÁS INFORMACIÓN: Recorrido virtual por el Palacio de la Aljafería