Restaurante Nuevo Racimo de Oro (León)

GALARDONES OBTENIDOS EN UNA TÓMBOLA

Este restaurante se localiza en un edificio rehabilitado en plena Plaza de San Martín, en el corazón del Barrio Húmedo, donde se sitúan gran número de restaurantes, bares y pubs de la ciudad. Hay que ir a pie, pues es una zona totalmente peatonal, pero está a 5 minutos andando del centro de la ciudad (Plaza de Santo Domingo, donde hay un aparcamiento subterráneo).

Es un restaurante de los de toda la vida, de tradición familiar, pues antes que éste existió el Racimo de Oro, ubicado en la misma plaza, pero en un local de alquiler. Cuando los dueños compraron esta casa, se trasladaron y le añadieron la palabra “Nuevo” al nombre.

Como en la mayoría de estos establecimientos del casco antiguo, la planta baja está destinada a bar de vinos y tapeo. La decoración es totalmente rústica, a modo de mesón, con grandes vigas de madera y ladrillo o piedra visto en sus paredes interiores. Al fondo de la barra se encuentran unas escaleras dobles. Hacia abajo se encuentra la bodega (del siglo XII) y un pequeño comedor privado, y hacia arriba el restaurante. En la última planta hay una buhardilla que también puede reservarse para eventos privados.

La carta se compone de productos tradicionales leoneses (embutidos, mollejas guisadas con rabo, lechazo asado, etc). Yo estuve hace aproximadamente un año, pero no pienso volver. Había reservado por teléfono, per no hacía falta, ya que sólo estaba ocupada otra mesa más. Pedimos unos entrantes para compartir, y luego un segundo plato cada uno. Los entrantes estaban bien, especialmente un plato que es una especie de mix compuesto por chorizo entrecallado, morcilla y pimientos del Bierzo. Yo luego pedí solomillo al foie, que eran dos trozos de carne enormes (con uno hubiera sido suficiente), pero el foie colocado encima de ellos ni se veía, rácano total, y la carne nada tierna. Mi acompañante pidió un chuletón a la brasa, que estaba durísimo, aunque el tamaño también era descomunal (se salía del plato).

El trato del joven camarero uniformado, fatal. Estábamos con otras personas, por lo que estábamos charlando y la cena transcurría relajada, nos quedamos solos en el comedor casi nada más empezar a cenar, o sea, que teníamos al camarero para nosotros solos. Pero debía de tener prisa por irse de juerga, ya que nos vino a preguntar si queríamos postre o café cuando aún estábamos con el segundo plato. Tomó nota de lo que le pedimos, y en un momento nos los sirvió. Imagináos tener aún medio chuletón en el plato (que no había quién cortase) y el café delante. Pésimo! Y no es porque cerrasen (aún así no tendría disculpa), ya que estos locales no cierran hasta la una y pico de la madrugada y aún no debían de ser las 12.

Para más inri, no es un sitio de los baratos, que sale el cubierto por unos 30 euros.

En definitiva, mala comida, y pésimo servicio, por lo que no pienso volver. Y eso que presumen de tener no sé cuántos galardones y premios (el Blasón de Turismo de Castilla y León en categoría Plata regional y provincial en 1994. Además presume de ser el primer restaurante que organizó la ahora ya tradicional Semana Gastronómica Leonesa, así como otras semanas jornadas en Valladolid, y en Puebla-México), pero creo que, o se los regalaron en una tómbola, o eso fue hace muchísimo tiempo y no han sabido mantener su status.

CONTACTO:

Dirección: Plaza San Martín, 8 – Barrio Húmedo
24003 León
Teléfono: +34(987)214767
Fax: +34(987)260146
Web: Página web
Horarios: 13.30-16.00h y 20.30-24.00h. Cierra los domingos en verano, martes tarde y miércoles todo el día en Invierno.
Mi última visita: Noviembre 2007