Restaurante Siglo XXI (León)

EL SECRETO ESTÁ EN EL SÓTANO

Este es uno de los sitios, que a pesar de su ubicación frente a la puerta principal del Corte Inglés, a mi no me llamaría para nada entrar… a no ser que lo conozcas.

Tiene de todo: cafetería, vinoteca y restaurante, dispuesto en dos alturas (baja y sótano), pero la planta baja, dedicada a bar-cafetería, en mi opinión tiene una decoración y estilo que no invita a entrar. Más bien siempre veo gente mayor, sentada en las mesas de la cafetería pasando la tarde mientras cotillean a través del amplio ventanal a los transeúntes del tan concurrido centro comercial.

La cosa cambia cuando bajas las escaleras y te encuentras con una vinoteca bien puesta y con una bodega muy amplia y bien surtida, con un área para tomar algo con mesas altas y taburetes, y frecuentada por gente joven.

Y si a esto le añades el comedor del restaurante que está a mano izquierda, y su carta a buenos precios, se acaba convirtiendo en uno de tus preferidos.
La única pega que le encuentro es su ubicación: muchos consideran ahora que la zona de La Chantría, con el tirón que ha pegado por este C.C. y la nueva y masiva construcción de viviendas (además carísimas) es una zona “céntrica”, pero vamos, que no os engañen porque hay bien a gusto unos 15 o 20 minutos andando a lo que es el verdadero centro de la ciudad: Santo Domingo y Ordoño.

Así que a pesar de que me gusta mucho cenar en este restaurante, no voy muy a menudo porque pilla bastante a desmano de todo, ya que luego si quieres salir de marcha tampoco es la zona adecuada, el Húmedo también se encuentra a unos 15 minutos, y como no me gusta mucho caminar, y menos de noche con el frío que pela por aquí, pues no lo frecuento tanto como otros, aunque he ido en varias ocasiones. Claro que siempre se puede ir en coche, pero si luego vas a tomar copas no es nada recomendable.

Como curiosidad el restaurante tiene una columna curva muy grande (que por detrás es la puerta de la cocina) llena de recortes de prensa antiguos de la ciudad, y con cómics. El resto de la decoración es normal, sin grandes alardes, pero tampoco cutre; correcto servicio de mesa, con sus copas, mantel, y demás. Como punto negativo, la última vez que estuve tenían la tv puesta (aunque en voz baja), con fútbol claro… y encima de que no me gusta, me molesta sobremanera tener que estar cenando con la murga del comentarista y el “gooooooooooooooollll” incluido.

La carta es bastante amplia, tienen entrantes, carnes y pescados. Aquí yo siempre suelo pedir algo para compartir y luego un segundo plato. Como entrante son imprescindibles los rollitos de cecina con membrillo, impresionantes. Luego hay diversas ensaladas, pastel de cabracho, micuit de pato, queso de cabra rebozado con frutos secos y compota de manzana… En segundos platos también hay variedad, tanto de carnes como de pescados, tienen prácticamente de todo, pero os recomiendo una ración que es para dos personas que trae verduras y frutas a la parrilla y solomillo de ternera. Rápida elaboración sin secretos, pero está de cine. Y tienen un postre de chocolate que es secreto de la casa, que está también riquísimo.

El precio, en torno a los 25-30€ por persona, y dada la abundante cantidad de las raciones y la calidad de los productos, lo considero francamente bien.

Destacable es el servicio. Aparte de haber camareros, es atendido personalmente por la dueña (su marido se encarga de la cocina), una chica más que agradable, además de eficiente, que te recomendará acertadamente y siempre tendrá una sonrisa en la boca. Los platos son traídos con rapidez, lo mismo que si precisas más pan, agua, o lo que sea. Lo único que siempre tardan bastante en traer es la cuenta, dejando espacio suficiente para una sobremesa, aunque a veces excesivo.

CONTACTO:

Dirección: C/ Fray Luis de León, 26
24005 León
Teléfono: +34(987)210306
Fecha de mi visita: La última en Abril 2008