Ruta del Archiduque Luis Salvador de Austria

Una de las excursiones que merece la pena hacer en Mallorca es la Ruta del Archiduque Luis Salvador de Austria, también conocido como el Camí de S’Arxiduc. Este itinerario recorre espectaculares parajes -desde los acantilados cerca de Deià a las cumbres de la Sierra de la Tramuntana- pasando por buena parte de las fincas que eran propiedad del Archiduque, como el Monasterio de Miramar y Son Marroig.

Mirador Son Marroig, Mallorca

Mirador Son Marroig

El Camino del Archiduque comienza en Valldemossa, y tienes dos opciones: tomar una ruta de senderismo circular de 13,5 Km (unas 6 horas a pie), o también puedes realizar la excursión en coche e ir haciendo paradas (yo tomé esta segunda opción).

Veamos cuáles son los principales lugares de interés de la Ruta del Archiduque Luis Salvador de Austria por Mallorca:

 

Sa Foradada

Para hacer esta ruta en coche debes salir de Valldemossa en dirección a Sóller. Se trata de una carretera estrecha y llena de curvas que discurre entre los acantilados que cortan el mar y la sierra de la Tramontana, pero tiene unas vistas espectaculares.

Los acantilados de Deia, Mallorca

Los acantilados de Deia

El mirador más famoso es Sa Foradada, uno de los paisajes más emblemáticos y fotografiados de la isla de Mallorca. Se trata de una pequeña península con una gran roca en su extremo, que tiene un agujero de 18 metros de diámetro (de ahí su nombre).

Sa Foradada, Mallorca

Sa Foradada, una peculiar roca con un agujero de 18 metros de diámetro

 

El Monasterio de Miramar

La siguiente parada en nuestra ruta es el Monasterio de Miramar, fundado en el siglo XIII por Jaume II a petición de Ramón Llull. Su finalidad era la de crear un colegio de misioneros dedicado a la enseñanza del árabe y otras lenguas orientales, para preparar a los frailes para convertir a los infieles al cristianismo.

Claustro del Monasterio de Miramar

Claustro del Monasterio de Miramar

Iglesia del Monasterio de Miramar, Mallorca

Capilla del Monasterio de Miramar

En 1872 el Archiduque Luis Salvador de Austria se enamoró del lugar y lo compró, restableciendo el oratorio y construyendo diversos monumentos en memoria de Ramón Llull.

Estudios de Ramón Llull en el Monasterio de Miramar

Estudios de Ramón Llull en el Monasterio de Miramar

La visita al Monasterio de Miramar comprende los jardines, el claustro de arcos góticos del siglo XIII, la capilla, un molino de aceite, y el interior de la casa, donde hay una sala donde se exhibe una espectacular escultura de un Angel Caído (realizada por Tantardini en memoria de Vratislav Vyborny, primer secretario de Luis Salvador), una reproducción del barco del Archiduque, y una pequeña biblioteca con libros, figuras geométricas y otros objetos relacionados con la vida y obra de Ramón Llull.

Celda del Monasterio de Miramar

Celda del Monasterio de Miramar

Escultura del ángel caído en el Monasterio de Miramar

Escultura del ángel caído en el Monasterio de Miramar

Reproducción del barco del Archiduque Luis Salvador de Austria

Reproducción del barco del Archiduque Luis Salvador de Austria

 

Son Marroig

Casi llegando a Déia encontramos otra de las propiedades del Archiduque Luis Salvador de Austria: Son Marroig, catalogada Bien de Interés Cultural como Lugar Histórico.

Son Marroig, la casa museo del Archiduque Luis Salvador de Austria

Son Marroig, la casa museo del Archiduque Luis Salvador de Austria

Casa Museo del Archiduque Luis Salvador de Austria

Casa Museo del Archiduque Luis Salvador de Austria

Es una Casa – Museo dedicada a la figura del Archiduque, en la que puede verse el mobiliario típico mallorquín de la época, tapices, pinturas, vitrinas con antiguos collares y objetos fenicios, una colección de cerámica y una de pintura mallorquina del siglo XIX, etc.

El salón del Archiduque en la casa-museo Son Marroig

El salón del Archiduque en la casa-museo Son Marroig

La habitación del Archiduque Luis Salvador de Austria en Son Marroig

La habitación del Archiduque Luis Salvador de Austria

La visita se completa con un paseo por los jardines, donde, en un extremo, hay un impresionante templete neoclásico de mármol de Carrara, con unas excelentes vistas de la costa norte mallorquina y de la punta de Sa Foradada. Incluso en días claros puede llegar a verse la isla de Sa Dragonera.

Templete en Son Marroig con vistas a Sa Foradada

Templete de mármol Carrara con vistas a los acantilados y Sa Foradada

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA: Son Marroig