Ruta Maya en México: Visita a Palenque, el reino de Pakal

No hay mejor manera de palpar la arquitectura, el misticismo y la sabiduría de la civilización maya que seguir sus propios pasos, recorriendo la llamada Ruta Maya. En anteriores artículos ya os he hablado de yacimientos arqueológicos como Tikal, Dzibichaltún, Tulum o Chichén Itzá, así que hoy vamos a hacer una visita a Palenque, el reino de Pakal.

Ruta Maya en México: Palenque

Ruta Maya en México: Visita a Palenque, el reino de Pakal

La actual zona arqueológica de Palenque, absorbida y escondida durante siglos por árboles de copas inalcanzables, entre la exuberante vegetación de la selva Lacandona, fue la ciudad maya más importante de las tierras bajas occidentales durante el periodo Clásico Tardío. Para que te hagas una idea, su imperio tenía una extensión de unos 40 Km2 (lo que hoy podemos visitar es solo un 2% de lo que fue).

Se cree que sus orígenes se remontan al siglo I a.C, aunque tuvo su mayor apogeo entre los años 600 y el 800 d.C, en la época de la dinastía Pakal. Y es que fue el rey Pakal “El Grande” (también conocido como “el rey Jaguar”, el protegido por los dioses) quien llevó el esplendor a Palenque, tras años de invasiones y saqueos sufridos ante la vecina Calakmul.

Ciudad maya de Palenque inmersa en la Selva Lacandona

La ciudad maya de Palenque está inmersa en plena selva Lacandona

A principios de 900 d.C. entró en declive y fue literalmente devorada por la selva. ¿Por qué la abandonarían sus habitantes?… Ese es un gran enigma que ha hecho que, desde su hallazgo, arqueólogos e investigadores no hayan dejado de trabajar en la zona para intentar descubrir los secretos que los mayas se llevaron consigo.

La zona arqueológica se encuentra a unos 8 kilómetros de la localidad mexicana de Santo Domingo de Palenque, al noreste del estado de Chiapas. Pero dado que este pequeño pueblo no tiene, como tal, ningún atractivo, seguramente llegues a él desde otras ciudades más turísticas, como Tuxtla Gutiérrez o San Cristóbal de las Casas (tienes líneas regulares de autobuses ADO).

Actualmente el sitio arqueológico de Palenque está declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Parte del gran interés que despierta esta antigua ciudad maya radica en el buen estado de conservación de sus principales conjuntos arquitectónicos.

Cresterías en la ciudad maya de Palenque

Típicas cresterías que rematan las construcciones de Palenque

Cuando llegas, la primera impresión no se olvida. Un conjunto de construcciones, templos, palacios, pirámides escalonadas, galerías… se asoman ante ti surgiendo, casi de repente, de la propia selva. Prepárate para descubrir pirámides coronadas por cresterías y un sinfín de estelas grabadas con bajorrelieves en estuco y enigmáticas inscripciones jeroglíficas que seguro intentarás descifrar sin éxito.

Inscripciones jeroglíficas en la ciudad maya de Palenque

Inscripciones jeroglíficas en la ciudad maya de Palenque

 

Visita a Palenque: los edificios más importantes

La Gran Plaza Central es el espacio más importante de Palenque. Mira a tu alrededor y empápate de ese halo de misterio que envuelve las distintas construcciones. En la Gran Plaza, centro neurálgico de la antigua y poderosa Palenque, verás los edificios más importantes.

El Templo de las Inscripciones es la pirámide escalonada más grande de Mesoamérica. Alcanza una altura de 26 metros y está coronada por una pequeña edificación en la que destacan cinco aberturas (¿tendrán algún significado?). La estructura está decorada con relieves hechos en estuco y jeroglíficos que relatan la historia de la dinastía de Pakal.

Templo de las Inscripciones en Palenque, la tumba de Pakal

Templo de las Inscripciones en Palenque, la pirámide escalonada más grande de Mesoamérica y tumba de Pakal

La base del templo representa una montaña bajo la que se excavó, a 25 metros bajo tierra, una cueva que albergaba el sarcófago de Pakal, bellamente tallado, acompañado de su ajuar funerario (tienes una reproducción exacta en el museo del sitio). No sé si sumergirte en la profunda galería que conduce a la cripta te haría conectar con el inframundo maya (lugar habitado por deidades y ancestros), pero seguramente sentirás como un investigador aventurero. Para ello necesitarás un permiso especial.

Estela del rey Pakal, en Palenque

Estela del rey Pakal, en Palenque

Frente al templo de las Inscripciones se alza el Gran Palacio, lugar de residencia de Pakal y de toda la familia real y su corte. Resulta imponente por sus dimensiones y por la torre – observatorio que lo corona (es única en su género). El palacio es en realidad un conjunto de edificios interconectados por patios, galerías y pasadizos, sede del poder político de Palenque. Visitando su interior podrás hacerte una idea de cómo podría haber sido la vida en la ciudad. Tampoco aquí dejes de observar los relieves en estuco y las pinturas murales porque son pura información “codificada”.

Gran Palacio de Palenque

Gran Palacio de Palenque, con su torre observatorio

Completando el gran espacio de la Plaza Central verás otro templo más pequeño, el Templo XIII, más conocido como de la Reina Roja porque aquí se encontraron (en 1994) los restos de una mujer que se cree pertenecía a la “nobleza” maya. Toda la tumba, así como su cuerpo y ajuar funerarios estaban cubiertos de cinabrio, un mineral de color rojo altamente venenoso. ¿Por qué? (más misterios…). Aún no se sabe a ciencia cierta si era simplemente por sellar la tumba, o si tenía algún otro significado (el color rojo se asociaba a la sangre, y ésta es una sustancia necesaria para la vida).

Tumba de la Reina Roja en Palenque

Tumba de la Reina Roja en Palenque

Muy cerca destaca otro interesante conjunto arquitectónico que debes explorar con detenimiento. Se trata del llamado Grupo de las Cruces, un lugar donde los mayas veneraban al cosmos y a todo aquello relacionado con la madre tierra.

Grupo de las Cruces, Palenque

Grupo de las Cruces, Palenque

Está formado por tres templos: el de la Cruz, el más alto con su entrada “custodiada” por dos lápidas talladas, el del Sol, donde se guarda el tablero del sol, otro enigma tallado en piedra caliza, y el de la Cruz Foliada, que se alza sobre una pequeña colina próxima.

Templo de la Cruz Foliada, Palenque

Templo de la Cruz Foliada, Palenque

Si te alejas unos metros de esta plaza central en dirección norte verás el otro gran conjunto arquitectónico de Palenque, el Grupo Norte. Lo forman cinco edificios que se elevan sobre una base común. El más interesante es el Templo del Conde, donde se encontraron distintas tumbas con ajuares y ofrendas funerarias de gran valor arqueológico. Justo al lado verás la cancha para el tradicional juego de pelota.

 

Pakal en el museo de Palenque

A la entrada del yacimiento arqueológico se emplaza el Museo del Sitio, que lleva el nombre del arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier, descubridor de la tumba del rey Pakal.

Máscara de jade hallada en la tumba de Pakal, Palenque

Máscara de jade hallada en la tumba de Pakal

No dejes de visitarlo ya que aquí podrás ver algunos de los más importantes hallazgos encontrados en Palenque (hay más de 300 piezas originales), así como una reproducción de la misteriosa tumba del rey Pakal (su máscara funeraria en jade es una maravilla).

 

Sendero del río Otolum: aventura en plena selva

Palenque significa “empalizada”, si bien su verdadero nombre es Lakamha, que significa “lugar de las grandes aguas”, debido a la presencia de 56 manantiales que forman 9 ríos y arroyos. Los mayas construyeron acueductos y canales para encauzarla y aprovecharla para su supervivencia.

Acueductos en la ciudad maya de Palenque

Acueductos en la ciudad maya de Palenque

Como hemos dicho, la ciudad maya de Palenque está inmersa en plena jungla, dentro de un parque natural en el que habitan diferentes tipos de aves y mamíferos como jaguares y monos saraguatos (aulladores). Para poder apreciar el ambiente selvático en toda su magnitud, no te pierdas recorrer el sendero Eco Arqueológico que sigue el curso del río Otolum.

Sendero Eco-arqueológico del río Otolum, en Palenque

Sendero Eco-arqueológico del río Otolum, en Palenque

Durante el recorrido podrás ver otros edificios que conformaban unidades habitacionales de la clase gobernante, que hoy permanecen sin excavar, como el Grupo de los Murciélagos.

Grupo de los Murciélagos, Palenque

Grupo de los Murciélagos, Palenque

El repiqueteo del agua (que a veces se precipita en pequeñas cascadas) te acompañará a lo largo de un agradable paseo por el interior de una jungla que parece querer esconder de nuevo esta ciudad “perdida”. Sin duda, ¡vivirás toda aventura en plena selva!, entre otras cosas porque seguramente no verás otros turistas y en el largo recorrido (que parece no acabar nunca) tendrás la sensación de haberte perdido y de estar a merced de los animales salvajes, cuyos aullidos no dejas de escuchar. Pero no hay nada que temer pues el recorrido está bien señalizado.

Cascada del río Otolum en la jungla de Palenque

Cascada del río Otolum en la jungla de Palenque

Eso sí, si recorres este sendero debes saber que “aparecerás” unos cuantos kilómetros más abajo de la entrada principal. Hay mini-furgonetas que hacen el trayecto entre ambos puntos, pero sin horarios establecidos, por lo que deberás tenerlo en cuenta a la hora de planificar el tiempo de tu visita a Palenque (unas 4 horas para recorrerlo todo sin prisas).

 

Consejos para tu visita a Palenque

-Lleva ropa fresca y calzado cómodo (por ejemplo, deportivas).
-Imprescindible un buen repelente anti-mosquitos.
-Lleva agua durante el recorrido (puedes comprarla a la entrada).
-Para entender la grandeza de Palenque te aconsejo contratar un guía oficial (también en la entrada). Realizan la visita en grupos de unas 8-10 personas, pero allí mismo no te será difícil buscar “compañeros” para formar un grupo.
-Sugerencia de visita: primero el museo del sitio, luego la plaza central y los templos adyacentes, para terminar recorriendo el sendero del río Otolum (¡es cuesta abajo!).
-Puedes hacerte una idea de cómo es la ciudad maya de Palenque en este recorrido virtual. Para planificar tu visita, consulta la web oficial del Mundo Maya.

Ruta Maya en México: Palenque, Patrimonio de la Humanidad

Ruta Maya en México: Palenque, Patrimonio de la Humanidad

 

La Ruta Maya incluye cinco países (México, Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador), en los que conocer a fondo los vestigios y leyendas de uno de los pueblos con mayores avances matemáticos, astronómicos y arquitectónicos de América: los mayas. ¿A quién no le gustaría desvelar algunos misterios de esa gran civilización precolombina que, aún en el siglo XXI, sigue siendo una incógnita?