Sábado: Comienza la Aventura, el Viaje

EL VUELO BARAJAS-SANTO DOMINGO:

Ya he realizado dos cruceros por el Caribe con Pullmantur, y en mi opinión, su principal ventaja frente a otras compañías de cruceros es el precio, ya que siempre va incluido el billete de avión desde Madrid a la ciudad de destino (tienen su propia flota de aviones, “Pullmantur Air”), así como el traslado del aeropuerto de destino al puerto de embarque

Esto tiene otra ventaja adicional: tan sólo has de facturar tus maletas en Barajas (20 Kg de peso máximo) y despreocuparte de todo lo demás, ya que ellos se encargan de recogerlas en destino, llevarlas al barco, y entregártelas directamente en tu camarote. Claro, que desde que llegas hasta que te traen la maleta pasa bastante rato, así que os aconsejo que llevéis en el equipaje de mano algo de ropa ligera para cambiaros un ratito antes de aterrizar, ya que si vais vestidos con ropa de invierno os asfixiaréis de calor.
El avión es un Boeing B747-400. El espacio entre asientos es verdaderamente canijo e incómodo, sobre todo cuando tienes que estar sentado un mínimo de 9 horas (duración del vuelo), así que os recomiendo que paguéis un pequeño precio extra para elegir un asiento con mayor espacio: se puede realizar a través de la web (sale un planito del avión y puedes  seleccionar el asiento que quieras). Lo llaman “Programa Elige tu asiento”. Yo elegí la fila 7 (no tenía a nadie delante), me costó 30€ por trayecto, pero desde luego fue la mejor inversión que pude hacer. También hay otro extra opcional en la web, que cuesta 50€ a mayores, por el que te dan tratamiento business en la clase turista (5 kg más de equipaje a la hora de facturar, comida especial…), pero creo que no merece la pena. Por supuesto, NO se permite fumar en todo el vuelo.

El vuelo sale del aeropuerto de Barajas, de la T1, y recomiendan estar allí entre 3 y 4 horas antes del despegue. No es de broma, daros cuenta de que los 1.800 pasajeros del crucero tenemos que facturar en un único mostrador, así que es mejor ir con tiempo. Allí mismo ya os colocarán unas pegatinas en las maletas que indican vuestro número de cabina,  ya que la próxima vez que las veáis será en el barco. No recomiendo comprar nada en las tiendas duty free de Barajas, ni tampoco en el avión, ya que en el barco es todo muchísimo más barato.

Despegamos a las 13.30h, y llegamos al Aeropuerto Internacional de Las Américas de Santo Domingo a las 17.30h (hora local); el vuelo dura unas 9 horas. Durante el vuelo os darán dos comidas: la comida (lasaña) al poco de despegar, y una pequeña merienda casi cuando estéis llegando. Ojo! porque un poco antes de la merienda gratuita, pasarán con los carritos ofreciendo bebida y un pequeño tentempié, pero éste es de pago y claro, al final picas… Cada asiento tiene una pequeña pantalla de televisión y un mando en el que aparece un menú para seleccionar: película, audio o videojuegos. Para poder escuchar te venden unos auriculares al precio de 3€ (llevadlos si tenéis). No hay menú de películas, sino que la tripulación la pone cuando les apetece y tú la ves o no (creo que pusieron sólo dos pelis en todo el viaje).


Una vez aterrizamos en Santo Domingo nos estaban esperando los autobuses que nos llevarían a la Terminal de Cruceros Sans Souci del puerto (una media hora de trayecto). Allí nos recibieron con un cóctel de frutas fresquito, y había múltiples mostradores para hacer el checkin y obtener la tarjeta de acreditación del crucero. El proceso fue muy rápido.
¡Ya estábamos a bordo!



Ya era de noche, así que ese día sólo nos dio tiempo a cenar, ver el show e irnos a descansar. A las 20h el Pacific Dream zarpó del Puerto Ozama de Santo Domingo hacia la isla de Santa Lucía, a la que no llegaríamos hasta el lunes.



<<<< Ver el INDICE del Diario de Viaje del Crucero >>>>