Turismo de salud: las Termas de Chaves

Las termas de Chaves son el principal reclamo turístico de esta ciudad del Norte de Portugal.  Se encuentran a orillas del río Támega, en torno al cual se aglutina todo un conjunto de ocio y bienestar: jardines, áreas recreativas, zonas de paseo, el club de tenis, las piscinas municipales cubiertas… así como hoteles, restaurantes, terrazas y pubs.

 Las Termas de Chaves

Los romanos ya hacían uso de los beneficios de las aguas termales de Chaves con fines mineromedicinales y para el tratamiento de enfermedades, por lo que bautizaron a la ciudad con el nombre de “Aquae Flaviae”. Estas aguas, según los expertos, tienen una composición única en la Península Ibérica, denominándose “hipertermales (brotan a 73º C), bicarbonatadas sódicas, meso-mineralizadas y gaseo-carbónicas”, y están indicadas para dolencias del aparato digestivo, reumáticas, musculares y esqueléticas.
El complejo de las termas consta de cinco edificios de una sola planta dispuestos en torno a un atrio de planta hexagonal. Los servicios pueden ser tanto de tratamiento médico (con consulta), como simplemente de balneoterapia (antiestrés, masajes…). Entre sus instalaciones tienen varias piscinas y duchas, cabinas de hidromasaje, sauna y baño turco, aerosoles, spa, etc. Curiosamente, estos tratamientos están parcialmente subvencionados por la seguridad social portuguesa (para residentes allí).
 Interior de las termas de Chaves

Las termas de Chaves han sido galardonadas con el premio a la Melhor Unidade Termal del año 2002, premio que sigue ostentando en los años consecutivos. Frente al balneario hay un monumento dedicado a Mario Gonçalves Carneiro, médico y director de las termas, que dedicó su vida a ellas.

Lo que me llamó la atención es que el agua, aparte de ser utilizada para tratamientos corporales externos, también está indicada para beberse. En el exterior del edificio hay una plazoleta ajardinada donde se encuentran la “Buvette” y la “fuente del pueblo”.



LA BUVETTE:
“Buvette” significa fuente de aguas termales (traducido del francés), y eso es exactamente lo que es. Justamente enfrente de las Termas hay una pequeña construcción circular, en la que se ofrecen las afamadas aguas termales para beber. Nada más entrar hay unos bonitos jardines y una rampa que baja a una zona donde se halla el mostrador, tras en el que hay una fuente de la que brota el agua a 73ºC de temperatura.

La Buvette, Termas de Chaves

Si quieres, te dan en un vasito de plástico con ese agua para beber (gratis). La verdad es que en pleno Agosto, con un calor sofocante, me supo a rayos, pero ¡había que probarla! 

LA FUENTE DEL PUEBLO:
Se trata de una fuente con un caño de donde manan las afamadas aguas hidrotermales de Chaves, a una temperatura de 73ºC. Es muy habitual ver siempre gente en torno a este caño, que vienen con su  propio vaso para beber de estas aguas que dicen tener propiedades curativas contra enfermedades del aparato digestivo, reumáticas, musculares y esqueléticas.
 La Fuente del Pueblo
MÁS INFORMACIÓN: 
Dirección: Largo Tito Flavio Vespasiano – Chaves (Portugal)
Teléfono: +351 276 332 445
Horarios: La Buvette está abierta sólo en el mismo horario que las termas (9-12 y 14-16 o 17h), pero fuera de este horario puedes acudir libremente a la fuente del pueblo.