Visita al Real Monasterio de Guadalupe

Situado en plena comarca de las Villuercas (Extremadura), Guadalupe debe su existencia a una leyenda. Dicen que en el siglo XIII la Virgen se apareció al pastor Gil Cordero, y le encomendó la tarea de excavar en aquel lugar hasta encontrar su imagen. A raíz de aquel hallazgo se edificó una ermita, que luego se convirtió en un enorme Monasterio Jerónimo e importante centro de peregrinación, hoy declarado Patrimonio de la Humanidad. Los amantes del arte sacro y del turismo religioso disfrutarán a tope con esta visita.

Real Monasterio Guadalupe, Caceres, Extremadura

Real Monasterio de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad

“La Puebla” de Santa María de Guadalupe fue construida en el siglo XIV, a raíz de la donación de las tierras de Alfonso XI a las personas que se instalaron junto a la ermita edificada para venerar a la Virgen de Guadalupe, y a la posterior concesión del “Señorío de la Puebla” al prior del Santuario. Hasta 1835 fue un Monasterio de monjes jerónimos, cayendo en el abandono con la Desamortización, y recuperándose por los monjes franciscanos en 1908, quienes siguen custodiándolo.

Monasterio de Guadalupe, Caceres, Extremadura

El Monasterio de Guadalupe llegó a tener muchísimos privilegios, lo cual supuso que se asentaran aquí un buen número de artesanos y comerciantes, incrementándose la población y llegando a convertirse uno de los lugares de peregrinación mariana más importantes de la península. Hoy, el Real Monasterio de Guadalupe está declarado Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
El Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe es un majestuoso edificio situado en la Plaza homónima, en pleno centro del pueblo. Dado que fue construido en diversas épocas y sufrió sucesivas ampliaciones, presenta diferentes estilos arquitectónicos: mudéjar, gótico, barroco, renacentista, neoclásico… De trazado irregular, tiene aspecto de fortaleza debido a las murallas que lo rodean y sus ocho torres almenadas, entre las que caben destacar la de las Campanas, y las de Santa Ana y Portería que enmarcan la fachada principal del templo.

Torre Campanas, Santuario Guadalupe
Torre de las Campanas

La visita guiada al Santuario comprende distintas estancias que hoy han sido convertidas en museo, en los que se expone el impresionante patrimonio del monasterio. Una vez terminada la visita guiada, dispones de tiempo libre para recorrer los claustros. El acceso a la iglesia es libre y gratuita.

Los Museos del Monasterio de Guadalupe

El antiguo Refectorio de los monjes constituye el actual Museo de Bordados, considerado uno de los mejores de España. En esta sala pueden verse cenefas, franjas de la casulla, faldones, bocamangas y capillos de la dalmática elaboradas en los talleres de este monasterio. Las telas a base de brocados, los terciopelos y los rasos, están bordadas con hilos de seda, oro y plata.

Museo Bordados, Monasterio Guadalupe

Museo Bordados, Santuario Guadalupe

La Sala Capitular alberga el Museo de Libros Miniados, donde se exhiben enormes cantorales de los siglos XIV al XVIII (tienen ruedas para poder ser trasladados) decorados con viñetas, orlas o letras capitales, provenientes del scriptorium del monasterio. Está considerado uno de los mejores del mundo.

Museo Miniados, Monasterio Guadalupe

La antigua repostería del Monasterio cobija el Museo Esculturas y Pinturas Antiguas. Aquí pueden verse una colección de ocho cuadros originales de Zurbarán, así como “La Confesión en la cárcel” de Francisco de Goya, tres lienzos de El Greco, y un precioso tríptico flamenco de la Adoración de los Reyes Magos. En cuanto a la escultura, hay varias piezas fantásticas, como un Crucificado tallado con sumo detalle en alabastro (atribuido a Miguel Ángel) o el Cristo yacente de Cueman.

Museo Esculturas, Monasterio Guadalupe

Museo Pintura, Monasterio Guadalupe

Cuando crees haber visto los principales tesoros del monasterio, llegas a la Sacristía, donde los ojos se quedan atónitos ante tanta belleza; no en vano es llamada la “Reina de las sacristías de España”. La bóveda está decorada con yeserías barrocas y cinco pinturas dedicadas a la vida de San Jerónimo, obras de Juan Ruiz y del monje Fray Juan de la Peña.

Sacristia Monasterio Guadalupe
´Sacristía del Real Monasterio de Guadalupe

En las paredes de la sacristía, además de los muebles de cajonería y ricas decoraciones con espejos, mármoles y jaspes, lucen ocho enormes cuadros de Zurbarán de incalculable valor que curiosamente cumplían una función pedagógica: en ellos enseñaba a los monjes los principios necesarios para alcanzar la perfección de la vida monástica.

Cuadro Zurbaran, Sacristia Monasterio Guadalupe
Cuadro de Zurbarán, en la Sacristía del Monasterio

En la cabecera de la Sacristía se encuentra la Capilla de San Jerónimo, presidida por la escultura del Santo y la denominada “Perla de Zurbarán”: El cuadro titulado “La Apoteosis de San Jerónimo“.

Capilla San Jeronimo, Monasterio Guadalupe
Capilla de San Jerónimo, en la Sacristía del Monasterio

El Relicario del Monasterio (antigua Capilla de San José) es otra impresionante sala de planta octogonal que guarda celosamente medio centenar de reliquias, entre las que caben destacar la famosa Arqueta de los Esmaltes, y la impresionante corona de la Virgen de Guadalupe.

Relicario Monasterio Guadalupe

Por último, se visita el Coro de la Iglesia, donde se puede contemplar una magnífica sillería tallada en madera con alto y bajorrelieves en el siglo XVIII por Alejandro Carnicero. La bóveda del coro está decorada con magníficas pinturas murales del siglo XV.

Coro Iglesia, Monasterio Guadalupe
Coro de la Iglesia del Monasterio

La música siempre fue un elemento muy importante en este monasterio (aún hoy tiene su Escolanía), por lo que contaba con diferentes órganos, como el construido por Alberto Maklin en 1824 que podemos ver desde el coro de la iglesia.

Organo Iglesia Monasterio Guadalupe

Una vez terminada la visita, un monje franciscano nos invita a visitar el Camarín de la Virgen en un respetuoso y total silencio. El Camarín, denominado “la antesala del cielo” fue construido por Francisco Rodríguez Romero en el siglo XVII, y contiene cuadros de Luca Giordano. Desde allí puedes ver de cerca la talla de la Virgen de Guadalupe, situada en un trono giratorio decorado con doce relieves en bronce repujado en los que se representan escenas de la Virgen. Bajo el Camarín se encuentra en Panteón o Capilla de los Siete Altares, del siglo XVII.

Virgen Guadalupe, Extremadura
Virgen de Guadalupe, patrona de Extremadura y de la Hispanidad

El Monasterio de Guadalupe guarda también una impresionante biblioteca y archivo histórico con más de 102.000 volúmenes, entre los que se custodian códices, legajos, manuscritos y pergaminos de los siglos XIV al XX de distintas temáticas (arte, literatura, ciencia, diccionarios, crónicas franciscanas y marianas, etc), que puede ser consultada, tanto por investigadores como por el público en general previa cita. Entre otros incunables, conserva el testamento original de Isabel la Católica.

Los Claustros del Monasterio de Guadalupe

Las distintas dependencias del Monasterio de Guadalupe se distribuyen en torno a un precioso claustro mudéjar, construido a finales del siglo XIV, con planta rectangular y dos alturas de arcos de herradura.

Claustro Mudejar, Monasterio Guadalupe
Claustro mudéjar del Monasterio de Guadalupe

Nada más entrar en él lo primero que encontramos es el Lavatorium del Monasterio, situado bajo un templete cubierto por bóveda de crucería. Esta fuente colocada sobre azulejos mudéjares es una réplica de la realizada en 1402 por Juan Francés.

Lavatorium, Claustro Monasterio Guadalupe

También llama la atención un templete mudéjar situado en el centro del claustro. Está rematado con una flecha con corchetes de cerámica blanca y verde, que se prolonga en un cruz de hierro. Es único en su estilo y fue construido en 1405 por Fray Juan de Sevilla.

Templete Claustro Mudejar, Monasterio Guadalupe

El Claustro Mudéjar es conocido como Claustro de los Milagros porque muestra en todo su perímetro grandes lienzos que retratan los numerosos milagros que supuestamente ha realizado la Virgen. Fueron realizados por fray Juan de Santa María a comienzos del XVII. Bajo los cuadros pueden verse numerosos sepulcros, como el de Fray Gonzalo de Illescas (obispo de Córdoba y prior) realizado por Egas Cueman, o el de D. Juan Serrano, último prior secular de Guadalupe.

Lienzos Claustro Mudejar, Monasterio Guadalupe

El otro claustro del Monasterio de Guadalupe es el llamado Claustro Gótico (aunque en realidad combina los estilos mudéjar, gótico y neoclásico) o claustro de la enfermería o de la botica. Consta de 3 alturas y se sitúa dentro de la Hospedería del Monasterio.

La Basílica del Monasterio de Guadalupe

La Basílica ya no forma parte de la visita guiada al Monasterio ya que es de acceso libre. La iglesia tiene sus orígenes en la primitiva ermita mudéjar construida en el siglo XIII para venerar a la Virgen de Guadalupe, aunque luego se levantó sobre ella otra iglesia más grande (de la que sólo se conserva el ábside), y finalmente la que hoy vemos, que data de comienzos del siglo XV.

Iglesia Basilica Monasterio Guadalupe
Interior de la Basílica

Consta de tres naves, crucero y cabecera. Tiene planta de cruz latina y ábside poligonal, cubierta por bóvedas de crucería. Dignos de mención son los grandes rosetones que combinan tracería gótica y lazos mudéjares, así como las magníficas puertas de acceso al templo, la fantástica reja de hierro forjado del siglo XV (obra de Fray Francisco de Salamanca y Fray Juan de Ávila), y los sepulcros en posición orante de D. Alfonso de Velasco y su esposa, Dª Isabel de Cuadros, obra gótico hispano flamenca de Anequín Egas en el siglo XV, situados en la Capilla de Santa Ana.

Capilla de Santa Ana

El interior de la iglesia es realmente magnífico y está repleto de valiosas obras de arte, especialmente el Retablo Mayor, de estilo barroco clasicista de principios del XVII, que cobija la imagen de la Virgen de Guadalupe, además de varias esculturas y lienzos. Curiosamente, el Sagrario perteneció al escritorio de Felipe II, quien lo donó al Monasterio en 1569.

Retablo Mayor Basilica Monasterio Guadalupe
Retablo Mayor de la Basílica

La talla de la Virgen de Guadalupe data del siglo XII; es una Virgen con Niño tallada en madera de cedro policromada (color negro), que se muestra vestida. Es la patrona de Guadalupe y de toda Extremadura, cuya fiesta patronal se celebra el 8 de Septiembre.

Reja Iglesia Monasterio Guadalupe
Detalle de la reja de hierro forjado

Curiosamente, es también la Patrona de la Hispanidad y el origen de la veneración a la Virgen de Guadalupe en México y otros países latinoamericanos. Ello es debido a la vinculación que tuvo el Monasterio de Guadalupe con los Reyes Católicos, que lo visitaban frecuentemente. Fue lugar de encuentro con Cristóbal Colón, y en él se firmaron las cartas que se enviarían a los alcaldes de Palos de la Frontera y Moguer por las que ordenaban ayuda a Colón en el aprovisionamiento y preparación de sus carabelas para la conquista de América.

Iglesia Monasterio Guadalupe, Caceres
Interior de la Iglesia del Monasterio de Guadalupe

Otros monarcas que han visitado la Basílica y venerado a la Virgen de Guadalupe son: Alfonso XI, Felipe II, el emperador Carlos V, el rey portugués D. Sebastián, Alfonso XIII, y hasta la actual familia real española. En cuanto a los personajes ilustres, cabe destacar a Miguel de Cervantes, Rafael Alberti, Luis de Góngora, Miguel de Unamuno, Hernán Cortés, el Marqués de Santillana, Santa Teresa de Jesús, San Pedro de Alcántara, e incluso el pontífice Juan Pablo II.

En éste otro artículo hacemos un paseo fotográfico por La Puebla de Guadalupe, para descubrir por qué está declarada Conjunto Histórico Artístico.

MÁS INFORMACIÓN:
Dirección: Plaza de Santa María de Guadalupe – Guadalupe (Cáceres, Extremadura)
Teléfono: 927 36 70 00
Horarios: de 9:30 a 13h y de 15:30 a 18:30h