5 visitas imprescindibles en Huesca

Situada a orillas del Isuela, entre el Valle del Ebro y los Pirineos, Huesca es una ciudad pequeña que puede ser recorrida a pie fácilmente y visitarse en un día. Conozcamos las 5 visitas imprescindibles en Huesca.

Fuente Musas y Casino Huesca, Plaza Navarra
La fuente de las Musas y el Casino, en la Plaza de Navarra

1. Iglesia y Claustro de San Pedro El Viejo

Declarado Monumento Nacional, el Monasterio de San Pedro el Viejo es uno de los edificios históricos más importantes del románico aragonés. Fue construido a comienzos del siglo XII por los benedictinos, sobre un templo visigodo anterior que congregaba a la comunidad cristiana durante la época árabe. En el siglo siguiente se construyeron la torre hexagonal y el cimborrio.
Iglesia y Claustro de San Pedro El Viejo, Huesca

Iglesia y Claustro de San Pedro El Viejo

La visita se compone de dos partes: la iglesia y el claustro. La Iglesia– de tres naves rematadas en sendos ábsides- posee varias capillas circundantes que albergan un rico patrimonio de diversos estilos. A destacar en su interior unas pinturas murales que datan del siglo XIII, la sillería del coro (siglo XVI) y el retablo mayor de madera policromada, obra de Juan de Alí a principios del XVII.

Pinturas San Pedro Viejo, Huesca
Pinturas murales del siglo XIII

Iglesia San Pedro El Viejo, Huesca
Interior de la Iglesia de San Pedro El Viejo

El Claustro de San Pedro El Viejo es realmente magnífico. De planta rectangular, está formado por arcos de medio punto y columnas dobles con 38 capiteles historiados (todos diferentes) que relatan historias bíblicas, fantásticas y episodios históricos de la reconquista de la ciudad.

Capiteles Claustro San Pedro El Viejo, Huesca
Capiteles historiados en el Claustro de San Pedro El Viejo

Alrededor del Claustro pueden verse también varias capillas, destacando entre ellas la de San Bartolomé (antigua Sala Capitular del monasterio) que es el Panteón Real donde descansan los restos de los reyes Alfonso I “el Batallador”, y Ramiro II “el Monje”.

Claustro San Pedro El Viejo, Huesca
Tumbas en el Claustro de San Pedro El Viejo

2. Catedral y Museo Diocesano de Huesca

Situada en el punto más alto de la ciudad, la Catedral de Huesca fue edificada en estilo gótico sobre una antigua mezquita musulmana, si bien su construcción se dilató en el tiempo entre los siglos XIII y XVI. Su nombre completo es Santa Iglesia Catedral de la Transfiguración del Señor, aunque el término suele abreviarse a Catedral de Santa María de Huesca.
Catedral de Huesca

Catedral de Santa María, en Huesca

El templo tiene planta de cruz latina y tres naves con capillas entre los contrafuertes, crucero y cabecera con cinco ábsides. La portada principal es abocinada, con 7 arquivoltas apuntadas y 14 esculturas de tamaño natural en sus jambas. El tímpano está decorado con la imagen de la Virgen flanqueada por dos ángeles. En el dintel pueden verse los escudos de Aragón, la catedral y la ciudad, y sobre él aparecen los Reyes Magos, Cristo y la Magdalena.

Portada Catedral Huesca
Portada principal de la Catedral de Huesca

Lo más impresionante de la Catedral de Huesca (declarada Monumento Histórico Artístico) es el retablo mayor, un soberbio ejemplo de escultura renacentista realizado por Damián Forment en el siglo XVI. Es un gran tríptico labrado enteramente en alabastro en el que se representan escenas de la Pasión de Cristo.

Retablo Damian Forment, Catedral Huesca
Retablo renacentista en alabastro, de Damián Forment

Anexo a la Catedral, ocupando la sala capitular y los claustros, se encuentra el Museo Diocesano de Huesca, una exposición que alberga una importante colección de arte sacro cuyos fondos provienen tanto de propia Catedral de Huesca como de otras parroquias y conventos de la diócesis. Su pieza más destacable es el retablo del Castillo-Abadía de Montearagón, realizado en alabastro por Gil Morlanes a principios del siglo XVI.

Museo Diocesano Huesca
Museo Diocesano de Huesca
Retablo Montearagón, Museo Diocesano Huesca
Retablo de Montearagón, de Gil Morlanes

3. Ayuntamiento de Huesca

Situado en la Plaza de la Catedral, frente a la emblemática fuente de La Moreneta (símbolo de la ciudad), el Ayuntamiento de Huesca es un claro ejemplo de palacio renacentista aragonés. Fue construido en el siglo XVI, con torres en sus extremos y una galería protegida por alero volado de madera.

Fuente La Moreneta, Plaza Catedral Huesca
Fuente La Moreneta, emblema de Huesca

La Casa Consistorial puede visitarse, especialmente el Salón de Justicia, donde se encuentra la famosa pintura al óleo La Campana de Huesca, realizada por el palentino José Casado del Alisal en 1880.

Ayuntamiento Huesca, palacio renacentista
Ayuntamiento de Huesca, palacio renacentista

La leyenda de la Campana de Huesca

El cuadro tiene que ver con una conocida leyenda oscense de sangrientos hechos. Parece ser que los nobles aragoneses desobedecían a su rey, Ramiro II “el Monje”. Entonces el monarca pidió consejo al abad del monasterio de San Pedro de Torneras (que había sido su maestro) a través de un mensajero. El abad condujo al mensajero del rey al huerto del monasterio y por toda respuesta, cortó las coles que más sobresalían diciéndole que contara a su rey lo que había visto.
Ramiro II, al conocer lo sucedido, comprendió que el huerto simbolizaba su reino y que las coles eran sus nobles más poderosos. El monarca convocó Cortes en Huesca, con la excusa de querer hacer una campana tan grande que se oyera en todo el reino. Pero cuando los principales nobles acudían a palacio, eran decapitados de inmediato. Así consiguió sofocar la revuelta.

Campana Huesca
Cuadro de La Campana de Huesca, de Casado del Alisal

El cuadro representa el momento en que Ramiro II muestra su terrible campana al resto de sus nobles a modo de escarmiento. 12 cabezas forman un circulo en el suelo como si fueran la base de la campana, y otra más (la del obispo de Huesca) está colgada de una cuerda a modo de badajo.

4. Círculo Oscense – Casino de Huesca

Situado en la céntrica Plaza de Navarra, el antiguo Casino de Huesca es el mejor ejemplo de arquitectura modernista de la ciudad. El edificio fue proyectado por Ildefonso Bonells en 1901. Actualmente es la sede del Círculo Oscense, una fundación de carácter público y municipal creada en 1982.

Circulo Oscense, Casino Huesca
Edificio modernista del Círculo Oscense, antiguo Casino de Huesca

Alberga un reconocido restaurante: la Taberna de Lillas Pastia. Bajo la dirección de Carmelo Bosque, este restaurante especializado en cocina de autor ha sido galardonado con 1 estrella Michelín.

Restaurante Lillas Pastia, Circulo Oscense
Acceso al restaurante Lillas Pastia, en el Circulo Oscense

Una cena degustación durante la escapada a la Hoya de Huesca nos brindó la oportunidad de probar algunos de sus más exquisitos manjares, como el carpaccio de presa con parmesano y fresas, el arroz trufado con almendra de foie, el taco de chuleta de ternera con puré de patata y anguila ahumada, o el delicioso postre “conguito”.

Menu degustacion Taberna Lillas Pastia, Huesca
Entrantes del menú degustación de la Taberna Lillas Pastia

5. Parque Miguel Servet

Considerado el pulmón de la ciudad, el Parque Miguel Servet es un amplio espacio natural situado en pleno centro urbano, en el mismo lugar donde, en el siglo XVII, se hallaban los jardines del palacio de la familia Lastanosa. El parque cuenta con más de 1600 árboles de 63 especies diferentes, así como un lago y varios estanques donde habitan plantas acuáticas, patos, cisnes y ocas.

Parque Municipal Miguel Servet, Huesca
Parque Municipal Miguel Servet, Huesca

Además de un quiosco de música de 1928, una rosaleda y un agradable bar-terraza, en el recinto del parque podemos encontrar uno de los emblemas de la ciudad: el Monumento a las Pajaritas, obra precursora de la escultura minimalista de los años 60 realizada por Ramón Acín.

Monumento Pajaritas, Parque Miguel Servet Huesca
Monumento a Las Pajaritas, de Ramón Acín

En el Parque Miguel Servet también hay espacio para los niños. Hay varias zonas de juegos infantiles, así como una reproducción de la morada que los siete enanitos (la llamada Casita de Blancanieves).

Alrededores: la Hoya de Huesca

La ciudad de Huesca es también la capital de la Comarca Hoya de Huesca (que descubrimos en un minubetrip). Su situación estratégica -en el centro de la comarca- hacen que sea un buen punto de partida para explorar algunos de los monumentos históricos y espacios naturales más destacables de la provincia, como el castillo de Loarre, la Colegiata de Bolea, la Iglesia de San Miguel de Foces, el Parque Natural de la Sierra de Guara o los impresionantes Mallos de Riglos.
Castillo de Loarre, Huesca

El Castillo de Loarre es uno de los mejor conservados de Aragón

Mallos de Riglos, Huesca

Los Mallos de Riglos

Por su cercanía al Pirineo Aragonés, Huesca es apodada la puerta de los Pirineos. Además, Huesca forma parte del Camino de Santiago procedente de Cataluña y Levante.

MÁS INFORMACIÓN: